Autopsia de hispano muestra que murió asfixiado cuando estaba detenido en Tucson

La segunda autopsia, ordenada por su familia, muestra que Carlos Adrián Ingram López murió cuando estaba detenido, porque no podía respirar

Luces de Patrulla de Policía.
Luces de Patrulla de Policía.
Foto: Edward Kimmel / Wikimedia Commons

TUCSON, Arizona – Una segunda autopsia ordenada por la familia del hispano Carlos Adrián Ingram López, quien murió mientras se encontraba bajo custodia de la policía en Tucson, difiere de la autopsia oficial al identificar la causa principal de la muerte como asfixia.

Carlos Adrián Ingram-López
Carlos Adrián Ingram-López tenía 27 años. /Foto: Cortesía /Facebook / Familia Ingram-López

“La familia entiende que para saber la verdad y obtener justicia necesitan saber exactamente lo que pasó con Carlos Adrián”, dijo este jueves Eduardo Coronado, abogado que representa a la familia.

La autopsia oficial llevada a cabo por la Oficina del Médico Forense del Condado Pima cita un paro cardíaco como causa de la muerte del padre de una niña de dos años, además de reportar cocaína en su organismo.

La segunda autopsia ordenada por la familia la llevó a cabo el doctor Philip Keen, quien antes trabajaba para la Oficina del Médico Forense del Condado Maricopa.

“Su muerte es más consistente con la asfixia debido a una vía de aire comprometida que se explica debido a una posición boca abajo que restringe su respiración. Si bien solo había pequeñas abrasiones en la espalda y el costado izquierdo, estuvo boca abajo con las muñecas esposadas y esto pudo comprometer aun más su respiración”, dice el reporte finalizado la semana pasada pero que apenas ahora da a conocer la familia.

El abogado indicó que la segunda autopsia concluye que aunque se encontró cocaína en el cuerpo de Ingram López, la cantidad no era tan grande para contribuir a su muerte.

La familia está convencida de que si no hubiera sido por el incidente con la policía, Ingram López hubiera vivido muchos años más.

“Esta segunda autopsia nos da todas las respuestas que hemos buscado en los últimos dos meses y medio”, dijo Iris Lizárraga López, madre de Carlos Adrián, en declaraciones enviadas a los medios de comunicación.

La familia contempla ahora sus posibilidades legales para presentar un caso en contra del Departamento de Policía de Tucson (TPD).

La muerte de Ingram López bajo custodia de la policía el pasado 21 de abril ha puesto en la mira al TPD debido a que no hizo públicos los detalles de su muerte sino hasta dos meses después de su fallecimiento.

Noticias relacionadas: