Republicanos se oponen al paquete de estímulo económico de su propio partido

La propuesta incluye una segunda ayuda económica de $1,200 dólares
Republicanos se oponen al paquete de estímulo económico de su propio partido
Pelosi dijo que "no parece que el senador McConnell quiera llegar a un acuerdo".
Foto: Brendan Smialowski / EFE

El paquete de estímulo republicano, que incluye una segunda ayuda económica de $1,200 dólares, todavía es solo una propuesta presentada ante el Congreso. Y parece que no solo falta negociarla con los demócratas -que propusieron otro tres veces mayor– sino que dentro del propio partido del presidente Donald Trump hay muchas voces disonantes.

El senador Lindsey Graham, de Carolina del Sur, dijo a Fox News que “la mitad de los republicanos” votarían en contra del llamado proyecto de ley Heals, que destina un total de $1 billón de estímulos a la recuperación económica del país.

Muchos republicanos ya estaban en contra de destinar más dinero público a solventar las consecuencias económicas de la crisis sanitarias. Esa fue una de las razones que hizo que las negociaciones internas se dilataran más de lo que Mitch McConnell, el líder de los republicanos en el Senado, tenía previsto.

Sin embargo, la presentación del plan no vino con un consenso en el seno del partido. Senadores republicanos como Ted Cruz (de Texas), Ben Sasse (de Nebraska), Mike Brown (de Indiana), Rick Scott (de Florida) y Ron Johnson (de Wisconsin) ya se han pronunciado públicamente en contra, según Forbes.

Tal y como dijo el martes otro senador republicano, Josh Hawley (de Missouri), “este proyecto de ley se tiene que negociar con [la presidenta de la Cámara baja, Nancy] Pelosi]”. La demócrata ya ha dicho que “parece que el Senador McConnell no quiere llegar a un acuerdo” debido a la distancia que hay entre su propuesta y la de su adversario político.

Los republicanos tienen mayoría en el Senado, pero necesitan el apoyo de los demócratas para aprobar la legislación en el Congreso. Si a esto se le suma la oposición de miembros del propio partido republicano, el paquete está en serio peligro.

McConnell tendrá que buscar el equilibrio entre quienes no quieren enviar más estímulos y quienes apuestan por destinar $3 billones de dólares federales para la recuperación. Y no parece que sea tarea fácil.


En qué se parecen (y en qué no) el segundo cheque de estímulo y el primero