Equipos y jugadores de MLB solo se preocuparon por el dinero y no por cómo eludir al coronavirus

Opinión: Cuando la temporada parece tener sus días contados, el comisionado se esmera en echarle la culpa a los peloteros
Equipos y jugadores de MLB solo se preocuparon por el dinero y no por cómo eludir al coronavirus
La temporada de Grandes Ligas está en serio peligro.
Foto: JASON SZENES / EFE

Equipos y peloteros de Ligas Mayores se dedicaron a pelear durante varias semanas acerca de la repartición del dinero, realmente dejando en segundo plano la crucial discusión de cómo encarar una temporada de 60 partidos tan compleja en plena plandemia.

Hoy todo eso salta a la vista.

MLB informó el sábado que el partido programado para la noche entre los Cardinals de San Luis y los Brewers en Milwaukee fue pospuesto tras conocerse que un jugador y algunos empleados de los Cardinals podrían estar infectados de COVID-19, esto tras un examen “rápido” realizado el viernes.

No tardaron en anunciar que un doble juego programado para el domingo tampoco se llevará a cabo. El juego del viernes se había postergado porque oficialmente dos peloteros de San Luis dieron positivo en un examen del coronavirus realizado el jueves.

Las Ligas Mayores suspendieron todos los partidos de los Miami Marlins de esta semana tras un brote de coronavirus con al menos 20 integrantes infectados entre jugadores y coaches, el último de ellos reportado el viernes. El equipo sigue en cuarentena y tiene programado regresar a jugar el martes.

Y luego hubo tres positivos en la delegación de los Phillies de Filadelfia, aunque ninguno de algún pelotero y al parecer solo un caso será confirmado. Debido a eso y a que el equipo estuvo muy expuesto al haber enfrentado a los Marlins el fin de semana anterior,  MLB también pospuso todos sus partidos de la semana. Los Phillies tienen programado volver a jugar el lunes.

En total han sido hasta la tarde del sábado 19 juegos pospuestos y la cifra seguramente aumentará, aunque la máxima autoridad del béisbol parezca indicar lo contrario con argumentos que demuestran una visión limitada de la situación.

“Seguiremos jugando”, dijo el sábado Rob Manfred, comisionado del béisbol en una entrevista con ESPN en la que le echó la culpa a los peloteros.

“Los jugadores necesitan mejorar, pero a mí no me gusta renunciar en general y no hay razón para renunciar en este momento. Hemos tenido que dejar que esto fluya, pero es manejable”.

¿Manejable?

¿Cómo puede el comisionado decir que es “manejable” una temporada con 30 clubes que viajan de ciudad en ciudad y que tienen partidos programados seis o los siete días de la semana?

¿Cómo puede decir que es “manejable” justo cuando tiene hoy a varios equipos sin poder jugar, con el calendario de juegos ya un poco descuadrado en un esquema de competencia en el que no existe una “burbuja” como en la NBA?

Y lo peor de todo es que Manfred, sin el liderazgo que la realidad amerita, señala a los peloteros como los culpables de los mencionados brotes del coronavirus, algo que ya había hecho el viernes al advertirle al sindicato de jugadores que podía suspender la temporada.

Esta temporada de Grandes Ligas que fue acordada solo pensando en el dinero y realmente no en el público, posiblemente será puesta a dormir en los siguientes días o semanas cuando surjan nuevos brotes de COVID-19.

Pensar que MLB logrará tapar las inevitables grietas y que a partir de ahora ya no habrá brotes sería pecar de ingenuidad. Lo del comisionado tirando culpas en vez de asumir al menos la suya es la mejor prueba de que esta temporada nunca debió de ocurrir.

Relacionado: Gobernador del estado de Nueva York ofrece que todos los partidos se jueguen allí