Latinos le hacen frente al trabajo bajo el intenso sol

En plena pandemia, llega la ola de calor al Sur de California a dificultar el panorama
Latinos le hacen frente al trabajo bajo el intenso sol
Arturo Carrillo trabaja en la construcción. (Suministrada)
Foto: Cortesía

Aunque Arturo Carrillo, quien es trabajador de construcción, dice que con el paso de los años se ha acostumbrado a las altas temperaturas del Sur de California, confiesa que este fin de semana será muy incómodo debido a la ola de calor.

No obstante, cuenta que el cambio más significativo que ha visto estos últimos meses, es el tener que mantener la distancia de seis pies entre compañeros y usar una mascarilla todo el día para evitar la propagación del coronavirus en el trabajo.

“Ya está uno acostumbrado a diferentes cambios del clima. Yo uso una mascarilla de tela y casco todo el día”, indicó el trabajador de 37 años de edad.

Agregó que a veces hasta tiene que usar “un chaleco fosforescente, una herramienta colgada en la cintura con cinturón de bolsas y [cuando es necesario] la manguera, taladro, extensión, depende del trabajo”.

Este fin de semana caluroso en específico Carrillo dijo que tratará de beber mucha agua para mantenerse hidratado.

Y no es para menos ya que se espera que las temperaturas alcancen los tres dígitos en algunas partes del Sur de California, de acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional (NWS).

En los valles se pronostica que la temperatura llegue a los 107 grados con niveles de humedad en un solo dígito y fuertes vientos —este último factor es particularmente peligroso debido a que de darse un incendio podría esparcirse con facilidad.

Habrá un aviso de advertencia de calor este sábado hasta las 9:00 p.m., en los Valles de San Gabriel, San Fernando y Santa Clarita; además de la zona de las montañas de Santa Mónica, y en el Condado de Orange.

Arturo Carrillo trabaja en la construcción. (Suministrada)

Eulalia García, quien vende flores en las calles de Panorama City, dice que trabajar bajo el fuerte sol se le dificulta ya que por un problema que tiene por las varices siente hinchazón en las piernas al final del día.

“Pero qué voy a hacer. Con la pandemia no me queda otra opción, tengo que salir todos los días para que salga para la renta”, dice esta mujer de 63 años de edad.

Agrega que aunque esté en la calle, esperado que algún vehículo se detenga para comprar algunas flores, igual debe usar la mascarilla porque tiene que hablar con los clientes y está en contacto con el dinero en efectivo.

“Yo siento que mi nariz y [la parte] de la boca queman más con el tapaboca puesto pero es eso, o enfermarme”, indica resignada.

La señora Eulalia, quien siempre porta un sombrero para protegerse, dice que trata también de usar una camiseta de manga larga para “no terminarme de quemar… También ahora cargo un desinfectante chiquito [un gel antibacterial]”.

Centros de enfriamiento disponibles

Debido a que muchas personas no tienen aire acondicionado en sus hogares o la oportunidad de refrescarse en una piscina propia, pública o del propio complejo de apartamentos, el condado de Los Ángeles abrirá centros de enfriamiento por toda la región.

Estos lugares cuentan con aire acondicionado y no hay cargo para ingresar. Los centros operarán de conformidad con el distanciamiento físico y otros criterios de seguridad para evitar la propagación del COVID-19.

Las ubicaciones de los centros se han seleccionado en función de los pronósticos de calor proporcionados por el NWS y el impacto en las regiones identificadas por el Departamento de Salud Pública (DPH) del condado de Los Ángeles.

Para ver cuál es el centro de enfriamiento más cercano a ti llama al 211 o visita: ready.lacounty.gov/heat

¿Cómo mantenerse seguro del calor?

Debido a la posibilidad de incendios, el NWS pidió a los residentes evitar quemar basura o matorrales, no estacionar autos sobre pasto seco, ni dejar las parrillas de cocinar desatendidas. Esto es para evitar incendios como el Dam Fire, que comenzó el jueves, y ha quemado más de 200 acres causando evacuaciones en algunas áreas.

También se recomienda restringir las actividades al aire libre. El esfuerzo puede originar golpes de calor, cuyos síntomas son náuseas, desmayos, dolores de cabeza, entre otros. Si quieres ejercitarte, hazlo muy temprano o por la noche.

En esta temporada lo mejor es utilizar ropa ligera, de colores claros, tomar muchos líquidos pero evitar el alcohol porque deshidrata.

Monitorea a tus vecinos mayores, familiares y amigos que no tienen aire acondicionado. Recuerda que los bebés, las personas que se esfuerzan demasiado durante el trabajo o el ejercicio y las personas de 65 años o más tienen mayor riesgo de un golpe de calor.

Tampoco olvides mantener a tus mascotas en el interior de tu casa o bajo la sombra con mucho líquido.

Con información de Mey Lyn Mitteenn