Inmigrantes en Mesa Verde condenan desinterés de autoridades ante rebrote de COVID-19

Dos detenidos se encontraban tan enfermos que sus defensores llamaron a la ambulancia, pero no los dejaron entrar a las instalaciones

El Centro de Detención Mesa Verde se amplió en plena pandemia en 2020. (Kern Youth Abolitionists)
El Centro de Detención Mesa Verde se amplió en plena pandemia en 2020. (Kern Youth Abolitionists)
Foto: Kern Youth Abolitionists / Cortesía

Abogados defensores de los inmigrantes bajo custodia en el Centro de Detención Mesa Verde en la ciudad de Bakersfield al centro de California, condenaron la falta de atención médica que se da a los  enfermos de coronavirus y advirtieron que temen por su vida.

El domingo, mi cliente Christian Orellana quien el 29 de julio fue diagnosticado con COVID-19 se comunicó para decirme que no podía respirar. Llamamos al 911 y llegó una ambulancia al Centro Mesa Verde, pero no los dejaron entrar”, afirma la abogada en migración Ambar Vera de la Fundación United Farm Workers.

Otros clientes – dice- ni siquiera se pueden levantar de su cama, o se han colapsado.

“Cuando nosotros nos comunicamos a ICE, aseguran que los enfermos de COVID-19 reciben el tratamiento. Pero Christian me contó que solo fue una enfermera a tomarle los signos vitales”.

La abogada Vera dice que es muy alarmante y preocupante no saber lo que está pasando realmente al interior de Mesa Verde.

Por lo menos tienen la confirmación de nueve casos en el Centro de Mesa Verde del Servicio de Migración y Aduanas (ICE).

En el caso de Christian, un joven salvadoreño de 22 años, un juez decidió a favor de su libertad en junio, pero como el gobierno de Estados Unidos apeló el fallo, lo mantienen en custodia. Él lleva detenido desde octubre de 2019.

Su defensora considera que los contagios en Mesa Verde se han debido a la transferencia de inmigrantes de otros centros.

El 17 de mayo, Choung Woohn Ahn de 74 años se suicidó en Mesa Verde. (Cortesía Tania Bernal)

En la actualidad, hay entre 120 y 130 inmigrantes en el Centro de Detención Mesa Verde.  Por cada dormitorio, había alrededor de 100. Pero debido a la presión que han hecho los líderes proinmigrantes, quedan entre 30 y 40 personas. El resto han salido libres.

Líderes proinmigrantes y abogados de inmigración de diferentes organizaciones como Amber Vera lanzarán una campaña de llamadas telefónicas a Mesa Verde para reiterarles la urgencia de que se liberen a los inmigrantes, ya que consideran que mientras estén detenidos, sus vidas corren peligro por el coronavirus.

En un comunicado conjunto emitido por los líderes de los dormitorios de Mesa Verde, expresan que el actual brote de COVID-19, es el resultado directo de las decisiones del gobernador Gavin Newsom y el Departamento de Prisiones (CDCR) que continúan con la transferencia de gente de las cárceles estatales a los centros de detención de ICE, pese a la advertencia de salud en contra.

“En la última semana, gente nueva continuó llegando a los dormitorios directo de las prisiones con contagios masivos de COVID-19, sin ser puestos en cuarentena y haberles hecho las pruebas del virus”, dicen.

Señalan que el desencadenamiento de la pandemia tiene que ver también con la negligencia de la compañía privada GEO que administra el Centro Mesa Verde, el cual rechaza seguir con los más básicos estándares de cuidado.

Aún antes de la pandemia, nos mantenían en condiciones de vivienda antihigiénicas, nos alimentaban con comida no nutritiva y echada a perder, y proveían de poco a nada de cuidado médico. Estas condiciones con la pandemia han empeorado”.

Como respuesta a que han elevado sus voces, aseguran que GEO ha tomado represalias rechazando limpiar sus dormitorios, les ha quitado las cuentas de la tienda que utilizan para comprar productos de higiene y llamar a sus familias; y les ha limitado el acceso a tabletas que usan para comunicarse con los funcionarios carcelarios y solicitar citas médicas.

En los meses pasados ha quedado claro que la gente que nos mantiene encarcelados, ICE, el grupo GEO y hasta los funcionarios estatales, no les importa si vivimos o morimos. A pesar de las incontables advertencias, no tienen un plan para evitar una catástrofe y no hacen nada para prevenir esta grave enfermedad y las muertes en Mesa Verde”, dijeron los inmigrantes detenidos.

Una investigación encontró que Mesa Verde tenía deficiencias en el cuidado médico. / foto: Getty.

El repunte de coronavirus se da en medio de revelaciones que muestran que el ICE previno a GEO de conducir pruebas masivas en sus instalaciones porque eso conduciría a problemas de albergue de los inmigrantes, a la vez que no tienen un plan para lidiar con la propagación del virus.

Los inmigrantes detenidos han llevado a cabo numerosas acciones y huelgas de hambre en los últimos meses para demandar su liberación y otras peticiones relacionadas con las condiciones de las instalaciones; y la exigencia de que paren de transferir reos de prisiones estatales a la detención de ICE.

Docenas de inmigrantes esperan en aislamiento los resultados de sus pruebas de COVID-19, después de insistir y demandar que se las hicieran.

Jonathan Moor, portavoz de ICE, precisa que la información sobre los casos positivos de los detenidos de ICE y su respuesta al coronavirus, están en el sitio:  https://www.ice.gov/coronavirus

Agrega que el ICE no puede comentar más detalles, debido a las demandas pendientes.