El Servicio Postal avisa del alto riesgo de que los votos por correo no lleguen a tiempo para ser contados

Varios estados clave en las elecciones presidenciales recibieron este aviso del Servicio de Correos
El Servicio Postal avisa del alto riesgo de que los votos por correo no lleguen a tiempo para ser contados
Millones de electores votaron por correo en las primarias.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

El Servicio Postal de Estados Unidos (USPS, en inglés) está avisando a varios estados clave en las elecciones presidenciales de noviembre que es probable que las boletas enviadas por los votantes por correo no lleguen a tiempo para ser contadas, según documentos a los que tuvo acceso NBC News, la cadena hermana de Telemundo.

La alarma, que tiene como contexto el déficit presupuestario y de personal que atraviesa este organismo federal, genera un nuevo nivel de incertidumbre sobre la votación por correo debido a la pandemia del coronavirus y a la negativa del presidente, Donald Trump, a proveer los fondos necesarios para garantizar las operaciones de USPS.

Unos 46 estados, incluyendo algunos clave para ganar la elección como California, Florida, Michigan y Pennsylvania, recibieron cartas del asesor legal de USPS, Thomas Marshall, en las que se advierte que, incluso si las personas siguen todas las reglas electorales, los retrasos de entrega por parte del Servicio Postal pueden ocasionar que sus votos sean descalificados.

“Ciertos plazos relacionados con las boletas electorales por correo, particularmente con respecto a los nuevos residentes que se registran para votar poco antes del día de las elecciones, parecen ser incongruentes con los estándares de entrega del Servicio Postal”, escribió Thomas Marshall al secretario de Estado de California, Alex Padilla.

“Este desajuste crea un riesgo significativo de que algunas boletas no se devuelvan por correo a tiempo para ser contadas según sus leyes, tal como las entendemos”, añadió.

Debido a la falta de fondos necesarios para funcionar debidamente, las cartas y paquetes regulares ya están siendo objeto de demoras de hasta una semana en algunos territorios.

Se espera que la situación empeore si decenas de millones de estadounidenses optan por votar por esta vía debido al peligro de hacerlo presencialmente por el COVID-19.

En respuesta a las advertencias del Servicio Postal, algunos estados han movido rápidamente las fechas límite del proceso de voto, obligando a los votantes a solicitar o emitir sus boletas antes.

Pennsylvania, por ejemplo, también está librando una batalla legal en la Corte Suprema del estado para que se permita contar las boletas enviadas por correo hasta tres días después del día de las elecciones.

“Consecuencias no deseadas”

El director general de USPS, Louis DeJoy, ha reconocido ante sus empleados que se producirán “consecuencias no deseadas” en el funcionamiento del servicio postal, como los tiempos de entrega de los correos, lo que podría afectar su desempeño de cara a las elecciones.

En un memo distribuido a los funcionarios y al cual tuvo acceso CNN, DeJoy explicó que los cambios en los procedimientos de la oficina “han generado consecuencias no deseadas” y “un aumento en el retraso del correo entre las instalaciones de procesamiento y las unidades de entrega”.

En algunos estados el voto por correo se multiplicará hasta 10 veces, según le dijo a Noticias Telemundo Amber McReynolds, una de las principales expertas en el voto por correo en el país. DeJoy describió la situación financiera de USPS como “terrible” debido a la disminución del volumen de correos por la pandemia.

Trump, sugirió esta semana que está reteniendo intencionalmente dinero del Servicio Postal para minar su capacidad de procesar la votación por correo en las elecciones presidenciales de 2020.

El mandatario lleva meses atacando la votación por correo como propensa al fraude, pese a que no hay evidencia de que eso sea cierto. Él mismo votó en esta modalidad en las primarias y él y la primera dama, Melania Trump, ya solicitaron sus boletas para enviarlas por correo en la elección.

El mandatario lleva meses atacando la votación por correo como propensa al fraude, pese a que no hay evidencia de que eso sea cierto. Él mismo votó en esta modalidad en las primarias y él y la primera dama, Melania Trump, ya solicitaron sus boletas para enviarlas por correo en la elección.

Noticias relacionadas: