Activistas hacen huelga de hambre para apoyar a trabajadores indocumentados de California

Activistas realizan huelga de hambre y se unen a una caravana rumbo a Sacramento.
Activistas hacen huelga de hambre para apoyar a trabajadores indocumentados de California
Activistas abogan por ayuda económica para los indocumentados. (Suministrada)
Foto: SafetyNet4All / Cortesía

Fanelly Milán y Daniela Alvarenga están liderando una coalición de más de 120 organizaciones que este miércoles viajarán a Sacramento para exigir al gobierno de California que ayude a los inmigrantes afectados por la pandemia del COVID-19.

La caravana de la coalición SafetyNet4All que llegará al capitolio en Sacramento este jueves es el final de una huelga de hambre que comenzaron tres activistas—Milán, Alvarenga y Ruth Ibarra—el lunes en solidaridad a los trabajadores indocumentados.

“Para nosotras la huelga de hambre es voluntaria pero para muchos inmigrantes el hambre si es real”, dijo Milán.

La activista, de 37 años, es beneficiaria de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y dijo que ella sí recibió la ayuda del gobierno federal de $1,200, pero sus padres no, pese a ser trabajadores que pagan impuestos.

“Ellos son dueños de negocio pero quedaron excluidos por no tener un estatus legal en el país”, dijo Milán.

Otra razón que la motivó a participar en la huelga de hambre fue la experiencia que ha tenido en el trabajo.

Ella es organizadora en el Centro de Jornaleros de Pomona y dijo que desde que comenzó la pandemia muchos trabajadores no han podido laborar lo cual les impide comprar comida y pagar su renta.

El centro de jornaleros les ha estado ayudando con donaciones, pero no es suficiente. Las organizaciones partidarias indican que la respuesta debe de llegar desde el gobierno, otorgando la ayuda económica necesaria para todos los trabajadores sin importar estatus migratorio.

“Nuestros fondos en el centro se están acabando y creemos que California debe hacer algo por los trabajadores que aportan a la economía con sus impuestos”, enfatizó la organizadora. “Esta huelga de hambre yo la hago por mis papás y por los demás trabajadores”.

Fanelly Milán habla con jornaleros de Pomona. (Suministrada)

Por su parte, Alvarenga dijo que ella ha visto la diferencia de la ayuda que reciben las personas de acuerdo a su estatus migratorio. Sus padres lograron arreglar su situación migratoria hace varios años y eso les dio la oportunidad de tener acceso a recursos de salud y otros trabajos.

Alvarenga, quien trabaja para el Pomona Economic Opportunity Center, dijo que la situación legal no debería determinar si alguien puede comer o no, o si alguien tiene acceso a los recursos como atención médica.

Añadió que su experiencia en el trabajo con los jornaleros, trabajadoras domésticas, vendedores de comida, entre otros, han reflejado esas necesidades básicas, como el decidir entre comprar comida o pagar el alquiler de su vivienda.

“En solidaridad con esos trabajadores y como organización, hemos estado llenando muchos vacíos de algunas necesidades”, dijo Alvarenga. “Pero al final del día nuestra comunidad indocumentada, no solo contribuye mucho financieramente, pero es tan esencial en tantas otras formas que el estado tiene que responder”.

Reemplazo salarial para todos

Las activistas dijeron que la mejor forma de ayudar a los trabajadores indocumentados tras los estragos que está dejando la pandemia es que el estado implemente un reemplazo salarial. Esto quiere decir que ellos tengan acceso a los beneficios de desempleo como lo hace cualquier trabajador con estatus legal.

A pesar de recibir un plan de estímulo económico de $100 mil millones por parte de los legisladores estatales que incluye el reemplazo de salario para los empleados inmigrantes excluidos de los controles de estímulo federal, así como seguro de desempleo, asistencia de desempleo pandémico y otros programas de red de seguridad, el gobernador Gavin Newsom no ha realizado ninguna acción.

Daniela Alvarenga (i) aboga por ayuda económica para todos los trabajadores. (Suministrada)

El presidente de la asamblea Anthony Rendón y el presidente pro Tempore del Senado Toni Atkins han declarado su intención de aplazar la legislatura hasta el próximo año.

Los inmigrantes y activistas dicen que no pueden esperar hasta ese entonces para recibir la ayuda necesaria. Hasta el momento, aseguraron, que no han recibido el apoyo de líderes gubernamentales locales.

La caravana, a la cual se espera participen más de 120 vehículos, se reunirá el miércoles 19 de agosto a las 8:30 de la mañana en las escalinatas del ayuntamiento de Los Ángeles. De ahí esperan llegar a la ciudad de Lodi en el Valle Central a las 4 de la tarde.

Este movimiento atravesará el área metropolitana de Los Ángeles, el epicentro de las familias indocumentadas y de estatus mixto sin beneficios de desempleo y el Valle Central, el epicentro de las familias de estatus mixto e indocumentados afectadas por el COVID-19 mientras enfrentan la inseguridad alimentaria.

El destino final de la caravana es el capitolio de Sacramento; en ese lugar se reunirán el jueves por la mañana para hacer una conferencia de prensa haciendo un llamado al gobierno de California para que interceda por los trabajadores, sin importar su estatus migratorio.

Las tres activistas culminarán su huelga de hambre el jueves en el capitolio.

Para saber más acerca del movimiento de la coalición SafetyNet4All, visite: https://www.facebook.com/SafetyNet4All