¿Acabará la propuesta de estímulo económico con el estancamiento de las negociaciones?

El paquete propuesto incluye ayuda económica de $1,200 dólares, incluso para parejas de indocumentados
¿Acabará la propuesta de estímulo económico con el estancamiento de las negociaciones?
Los republicanos del Congreso se niegan a un monto que supere el billón de dólares.
Foto: MICHAEL REYNOLDS / EFE

El paquete de estímulo de $1,5 billones de dólares que presentaron este martes 50 representantes demócratas y republicanos pretende evitar los desacuerdos y centrarse en lo que ambos partidos políticos apoyan. Sin embargo, aunque consiguiera el respaldo de la Cámara baja, estaría probablemente abocado al fracaso en el Senado, con mayoría republicana.

“No podemos permitirnos el lujo de no hacer nada hasta la próxima inauguración”, el martes dijo a CNBC el representante Josh Gottheimer, demócrata de Nueva Jersey y copresidente del Comité de Resolución de Problemas de la Cámara. “Así que encontramos una manera, y es solo un marco, para que los negociadores vuelvan a la mesa”, añadió.

El proyecto de ley establece efectivamente un amplio marco para poder alcanzar un compromiso en muchos de los temas que han dividido a los legisladores durante las últimas semanas y meses, como la ayuda estatal y local y los beneficios federales por desempleo.

Pero el principal escollo sería el monto total del plan de recuperación. Según Politico, los $1,5 billones de dólares propuestos ahora se podrían convertir en $2 billones de dólares si no mejora la situación económica de cara al próximo año.

La Casa Blanca se ha mostrado favorable a respaldar un proyecto de ley de $1.3 billones de dólares (o incluso de $1.5 billones de dólares), pero el partido republicano en el Senado se ha plantado en su propuesta de un billón de dólares (recogida en la Ley Heals). Con su Ley Héroes, aprobada en la Cámara de Representantes, los demócratas apostaban por $3.4 billones de dólares.

La semana pasada los senadores republicanos fracasaron en su intento de aprobar un paquete de estímulos reducido, de $500,000 millones de dólares, que ni siquiera incluía la ayuda económica de $1,200 dólares.