Cómo evitar las estafas relacionadas con COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha fomentado el miedo y la incertidumbre, lo que ha llevado a una proliferación de productos poco confiables que se comercializan como útiles.

“Esta es una enfermedad aterradora y estamos tratando de captar cualquier producto o idea que pueda protegernos o llevarnos de regreso a la vida normal”, dice el doctor Luis Ostrosky, especialista en enfermedades infecciosas de la escuela de medicina McGovern de UTHealth en Houston.

Pero no hay una solución fácil. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), ya ha enviado más de 90 cartas de advertencia para alertar a las empresas de que sus productos no pueden venderse legalmente para tratar o prevenir COVID-19.

CR consultó con expertos e investigó algunas de las estafas más comunes. Esto es lo que encontramos. 

Tratamientos falsos

Una de las primeras ofertas de coronavirus que atrajo la atención generalizada fue hecha por el evangelista y estafador convicto Jim Bakker, quien promovió una solución de plata con la afirmación de que podría curar el virus en horas. Pero según los Institutos Nacionales de Salud, ingerir plata por vía oral no ayudará y podría causar un daño grave.

“Muchos de estos son productos en busca de indicaciones”, dice el doctor Peter Lurie, quien trabajó en la FDA y ahora es presidente del Center for Science in the Public Interest (centro para la ciencia en el interés público). Antes de COVID-19, dice Lurie, la plata se comercializaba como buena para la gripe. 

La FDA y la Comisión Federal de Comercio (FTC) también han emitido advertencias a las empresas que venden aceites esenciales, productos homeopáticos, ozonoterapia e incluso, determinadas vitaminas. “Ves innumerables anuncios en línea” de productos como estos, a pesar de que ninguno ha demostrado ser eficaz contra COVID-19, dice Ravina Kullar, experta en enfermedades infecciosas y epidemióloga en Los Angeles.

Ten cuidado con lo siguiente: Afirmaciones de que un producto trata o previene la enfermedad COVID-19, dice Ostrosky. Ten especial cuidado con los productos que se publicitan o popularizan en línea, dice. No confíes en las afirmaciones sobre “aumentar la inmunidad”, que en esencia no tiene sentido, según Kullar y Lurie. 

Estafas financieras y de identidad

Hasta el 3 de agosto, la FTC había recibido más de 79,000 informes de fraude relacionados con COVID-19, pagos de estímulos económicos, máscarillas N95 y términos relacionados, lo que resultó en al menos $97 millones en pérdidas por fraude. Los adultos mayores pueden ser especialmente vulnerables a este tipo de estafas, según la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB).

Los trucos que las personas están usando para robar dinero y datos no son nuevos, dice Eva Velásquez, presidenta y directora general del Identity Theft Resource Center, una entidad sin fines de lucro. Pero “el alcance, la escala, la velocidad y la eficacia han cambiado”, señala.

Estos incluyen estafas de phishing tradicionales destinadas a robar identidades o contraseñas, así como estafas de impostores en que las personas fingen ser el gobierno para robar números de seguro social. También hay estafas más nuevas, como ofertas fraudulentas de una prueba de anticuerpos gratuita que están diseñadas para obtener tu información de Medicare o robar tu identidad, advirtió el FBI.

Ten cuidado con lo siguiente: Llamadas, mensajes de texto o correos electrónicos sobre COVID-19. No proporciones información personal, como tu número de seguro social, número de licencia de conducir, identificación de Medicare o información bancaria y de tarjeta de crédito, indica la CFPB. No hagas clic en los enlaces si no estás seguro de que sean legítimos y no aceptes una oferta de una prueba de COVID-19 gratuita que no provenga de una fuente conocida. 

Rastreadores de contactos falsos

Para ayudar a controlar el brote del coronavirus, las personas denominadas rastreadores de contactos hacen seguimiento de cualquier persona que pueda haber tenido contacto con alguien que se haya confirmado que tiene COVID-19, para que puedan tomar las precauciones adecuadas. Responder es fundamental, pero las autoridades han advertido que los estafadores fingen ser rastreadores para robar información financiera o médica. En general, los rastreadores de contactos reales simplemente querrán confirmar, a través de un mensaje de texto o una llamada telefónica, si te encontrabas en una ubicación específica o si interactuaste con una persona específica.

Ten cuidado con lo siguiente: Una búsqueda de rastreo de contactos para obtener tu número de seguro social o licencia de conducir o información bancaria. Y no hagas clic en enlaces de textos aleatorios que se dice que provienen de rastreadores de contactos. Hacerlo podría comprometer tu información personal. 

Nota del editor: Este artículo también se publicó en la edición de octubre de 2020 de Consumer Reports On Health

Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2020, Consumer Reports, Inc.