Cómo funciona el aerosol nasal que podría proteger contra el coronavirus

Científicos australianos lo desarrollan

Cómo funciona el aerosol nasal que podría proteger contra el coronavirus
Según sus desarrolladores, este spray disminuiría la capacidad viral del coronavirus en 96 por ciento.
Foto: Shutterstock

Entre las muchas alternativas que la industria farmacéutica está desarrollando para combatir el COVID-19, se encuentra este novedoso desarrollo de científicos australianos: un aerosol nasal que podría proteger contra el coronavirus.

Según Ena Respiratory, el INNA-051, producto que se encuentra todavía en pruebas, funciona estimulando el sistema inmunológico humano mediante una pequeña molécula sintética que combate los resfriados comunes y la gripe, pero que también ha demostrado reducir la replicación viral del SARS-CoV-2.

En ensayos realizados en hurones, el aerosol logró potenciar la respuesta inmune antes de que se presente una infección, por lo que redujo la capacidad del nuevo coronavirus para replicarse hasta en 96 por ciento.

A través de un comunicado, la empresa de biotecnología australiana aseguró que cuenta con evidencia de que la molécula sintética INNA-051 puede ser utilizada como un método de terapia antiviral preventiva y complementaria a los programas de vacunación.

El director gerente de Ena Respiratory, Christophe Demaison, dijo que las personas que se exponen al coronavirus “es muy probable que lo eliminen rápidamente con el tratamiento, lo que asegura que la enfermedad no se desarrolle más allá de los síntomas moderados“.

Además de beneficiar a las personas más vulnerables, este aerosol, que se aplicaría una o dos veces por semana, también prevendría que las personas infectadas contagien a otros, agregó el ejecutivo de la empresa, que espera que las pruebas clínicas en humanos comiencen en menos de cuatro meses.

INNA-051 estaba en desarrollo antes de que comenzara la pandemia de coronavirus para combatir epidemias virales respiratorias, por lo que no se centra en una cepa específica del virus, como las vacunas, sino que está diseñado para atacar todo tipo de infecciones respiratorias.

Ena Respiratory informó de que ha obtenido unos $8.25 millones de dólares (11.7 millones de dólares australianos) de inversores locales para proseguir con su trabajo, a la espera de que se avance en los estudios de toxicidad y se obtengan los permisos correspondientes.

Los resultados de la investigación, realizada por científicos del Public Health England (PHE), del Instituto de Investigación Médica Hunter, la Universidad de Melbourne, la propia biofarmacéutica y otras organizaciones de investigación, fueron publicados en bioRxiv.

(Con información de EFE)