Familia racista pide ver a un “doctor real” y confunde a la doctora con una limpiadora por su color de piel

No se puede mirar para otro lado y no abordar el racismo que a día de hoy sigue presente

Tristemente, el racismo, en todas sus formas, todavía está presente en nuestra sociedad. Es una realidad lamentable que se llega a experimentar en algún momento, aunque gracias al movimiento Black Lives Matter se está ilustrando a la gente sobre esta lucha.

Una mujer que lo ha sufrido en primera persona es Adanna Steinacker, doctora en medicina, oradora motivacional, influyente digital y emprendedora, apasionada por el empoderamiento femenino y el humanitarismo.

Es la fundadora y directora ejecutiva de la startup de atención médica Medics Abroad, una organización que está redefiniendo las experiencias de viajes educativos médicos en África. La organización une a los profesionales de la salud internacionales con programas integrales, cuidadosamente seleccionados, para la práctica clínica en África, combinando una experiencia laboral única con la inmersión en la comunidad.

La Dra. Steinacker fue la primera empresaria negra seleccionada para el programa Enterprise Ireland Female High Flyiers, la incubadora líder para mujeres emprendedoras en Irlanda.

“Trabajé incansablemente para llegar a la escuela de medicina, y finalmente aseguré mi lugar en la Universidad de Norwich para estudiar biomedicina. Había logrado mi sueño, pero cuando comencé a trabajar en hospitales me golpeó la dura realidad del racismo”, explica a The Mirror.

Los pacientes pensaban que era una enfermera o una limpiadora, incluso cuando estaba en bata con un estetoscopio alrededor del cuello. Recuerda una ocasión en la que una familia  pidió ver al “médico de verdad”.

Mentiría si dijera que esas experiencias no me hicieron daño ni me frustraron, pero nunca dejé que eso me impidiera tener éxito.

Mientras estudiaba, pasé un verano trabajando en un pueblo de Kenia y eso cambió mi vida. Esa experiencia despertó mi confianza, así que cuando llegué a casa estaba llena de tenacidad y vigor y me sentí obligada a compartirlo con todas las personas con las que me crucé.

Así fue como comencé mi negocio, Medics Abroad, que ayuda a proporcionar colocaciones clínicas en África”, explica.

Sin embargo, proporcionar colocaciones clínicas en el extranjero para los occidentales no es nada fácil. Hay muchos obstáculos que manejar, y uno de los mayores problemas que ha tenido que abordar en su trabajo es el “complejo de salvador blanco”.

Hay sufrimiento en todo el mundo.En las calles hay innumerables personas sin hogar, en la pobreza y la soledad. Pero, por alguna razón, la gente siente la necesidad de mostrar el sufrimiento en África con imágenes en sus redes sociales, explica la propia doctora.

Cuando las personas publican estas cosas, todo lo que hacen es decir: ‘Mira el bien que estoy haciendo en el mundo’. Esto se suma a una narrativa dañina de lo que significa ser una persona negra hoy en día, incluso si no se ha hecho con esa intención.

Hacemos mucho entrenamiento para exorcizar esa mentalidad. Es muy importante que los estudiantes comprendan que no van a África para “salvar” a nadie. Al menos no de esa forma errónea que se cree.”, añade.

Ya sea que seamos negros, blancos o birraciales, los padres podemos hacer mucho por nuestros hijos. Educar a los hijos y enseñarles el amor incondicional y la aceptación de los demás es algo que todos podemos y debemos hacer. “El momento del cambio es ahora, y comienza en casa”, concluyó la doctora.