El involucramiento de padres en la educación pública tiene dos perspectivas opuestas

El involucramiento de padres en la educación pública tiene dos perspectivas opuestas
Padres de familia en LAUSD.
Foto: Christina House-Skalij / Cortesía

Cuando hablamos del involucramiento de padres en la educación de nuestros hijos, y en específico de la educación pública, lo que los padres entendemos y lo que los distritos escolares entienden es muy diferente.

Los padres por lo general pensamos que habrá una línea de comunicación directa con los maestros, consejeros, administradores, y hasta miembros de la mesa directiva para que de esta manera, juntos llegar a conclusiones que apoyen a los estudiantes de inmediato. También podemos llegar a pensar que nuestra participación en concilios escolares y nuestras opiniones acerca de mejoras que impactan el currículo académico y el bienestar de nuestros hijos tengan peso, por lo menos, es lo que se nos da a entender.

Lo que pronto descubrimos muchos padres es que hay distintos niveles de involucramiento. Al parecer, muchos distritos interpretan este acercamiento entre padres y la educación como una oportunidad para mostrar que cumplieron a nivel estatal o con las políticas que requieren la participación de los padres de familia. Por ejemplo, en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles se crean concilios en los cuales, se les anima a padres a participar para llenar ciertos requisitos estatales con respecto a la Formula para Fondos de Control Local (Local Control Funding Formula en inglés), o estudiantes aprendices de inglés.

Aunque la oportunidad de participar en dichos concilios se dice ser pública, en muchos casos los padres son seleccionados por directores de las escuelas. Es un proceso complicado en el cual al final del día, pocos padres participan y al cabo de un tiempo las mismas voces se escuchan en representación de los más de 600,000 estudiantes del distrito, la mayoría de ellos de origen latino y gran parte de ellos inmigrantes aprendices de inglés.

Durante estas reuniones, el distrito define los temas a tratar, y, aunque los padres pueden opinar y hasta votar, estas voces solo llegan hasta allí, pero el distrito suele decir que estas voces “guían su pensamiento”.

La participación de padres en concilios a través del distrito debe de ser más democrática. No todos los padres tienen tiempo, la capacidad o recursos para participar en reuniones que se llevan a cabo por lo general en las oficinas centrales del distrito durante las horas de trabajo.

¿Por qué no ofrecer reuniones por internet de aquí en adelante ya que las reuniones en línea ahora son parte de nuestra nueva realidad a la que todos nos debemos de adaptar? Es importante grabar estas reuniones y hacerlas accesibles a padres y maestros que quieran aprender de ellas o estar al día en los temas que tratan.

En realidad, el involucramiento de padres empieza en la escuela de sus hijos. Sabemos que nuestros hijos se sienten apoyados cuando los padres participamos en actividades de la escuela. Para que los padres participen tiene que existir un ambiente positivo. Esto significa que es crítico que los padres se sientan bienvenidos y apoyados por el equipo de cada una de las escuelas a las que asisten sus hijos, especialmente en estos momentos de pandemia, en que los estudiantes como sus padres se sienten desconectados de sus comunidades escolares.

Si los padres se sienten bienvenidos, acogidos y respetados por las escuelas, se podrá abordar el tema de incluir su participación en otras actividades como los consejos o concilios donde tratan temas como el uso del presupuesto de la escuela para necesidades específicas de los estudiantes, o esfuerzos para recaudar fondos.

El proceso para que la escuela resuelva las preocupaciones o retos que enfrentan muchos padres también debe de ser un proceso corto, rápido y rindiendo resultados. En muchos casos, las quejas de padres tardan demasiado tiempo en solucionarse, esto causa frustración y aislamiento por parte de muchos padres. El servicio al cliente, en este caso los padres y estudiantes, es la llave para incrementar el involucramiento de padres en el plantel escolar o a distancia por internet como lo es necesario en estos momentos.

También es importante que existan oportunidades a nivel del distrito local para que los padres formen parte de una mesa directiva en la cual puedan votar (y que su voto cuente) o tomar decisiones acerca de política pública que impactan la educación de sus hijos.

De esta manera, no se les sorprenderá con políticas en las cuales no se les ha incluido y que por lo tanto no les benefician, como sucedió en marzo de este año durante la transición a la instrucción en línea, cuando el distrito y el sindicato de maestros hicieron un acuerdo sin incluir la perspectiva de padres y estudiantes.

Por último, los padres también queremos aprender. Cuando participé en los concilios de padres del LAUSD por más de cinco años, me di cuenta que muchos padres llegaban a esos concilios a pedir lo más mínimo – que sus escuelas tuvieran, por ejemplo, instalaciones limpias, libros y cuadernos en mejores condiciones, y tecnología. La gran mayoría pedía una educación de alta calidad para sus hijos sin saber lo que eso significaba.

Es importante que los padres sepamos qué está funcionando en el distrito. Que así como los maestros visitan programas exitosos en otras escuelas, nosotros también tengamos acceso a ver esos programas. Es importante que se nos capacite de esta manera para que nosotros también podamos distinguir claramente las necesidades de nuestros hijos y llevarlas a los concilios del distrito.

Aquí es donde el involucramiento de padres como socios en la educación de nuestros hijos puede tener valor para los distritos escolares, y es como juntos podemos asegurar el éxito académico. Aprendamos todos juntos. Como se dice en inglés: pongámonos todos en la misma página.

(*) Evelyn G. Alemán es residente de Los Ángeles y una profesional que se enfoca en ayudar a la comunidad latina en temas sociales. Recientemente lanzó el grupo @OurVoiceforEducation de Facebook llamado Our Voice: Communities for Quality Education (Nuestra Voz: Comunidades por una Educación de Calidad). El grupo es un foro para que padres, estudiantes y educadores hablen acerca de temas relacionados con la educación.