Según la NHTSA, durante la pandemia los hombres jóvenes estadounidenses han conducido bajo efectos de drogas y alcohol más que antes

El estudio realizado por la NHTSA reveló que la falta del uso de cinturón de seguridad y el consumo de drogas y alcohol han aumentado durante la pandemia por COVID-19

Según la NHTSA, durante la pandemia los hombres jóvenes estadounidenses han conducido bajo efectos de drogas y alcohol más que antes
Los accidentes automóvilísticos bajo los efectos de las drogas han aumentado considerablemente en esta pandemia por coronavirus hasta en un 14%.
Foto: Pixabay

La pandemia por COVID-19 revolucionó la forma de vida de toda la población en el mundo, pues obligó a tomar medidas de precaución para mantener a salvo la integridad de cada individuo. Sin embargo, en el sector automotriz, algunos conductores estadounidenses no tardaron en adquirir algunos malos hábitos de conducción.

De acuerdo con información de MSN Autos había menos automóviles en la carretera, pero más personas iban a exceso de velocidad, en parte porque la policía dejó de hacer cumplir tantas paradas de tráfico para minimizar la propagación del coronavirus. El uso del cinturón de seguridad disminuyó, y más personas murieron con alcohol u otras drogas en su sistema.

Un informe de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) mostró que las carreteras de EE. UU. son notablemente más peligrosas en la era COVID que antes. También se registró un aumento en la cantidad de muertes por millas recorridas, a principios de esta semana.

“En abril, vimos señales preocupantes”, dijo Nanda Srinivasan, administrador asociado de NHTSA para investigación y desarrollo de programas.

“El exceso de velocidad en todo el país parecía estar aumentando en ese momento, según lo citado por varios periódicos. Parecía que más conductores no se abrochaban el cinturón de seguridad. Y tuvimos indicios tempranos preocupantes de que el consumo de drogas y alcohol había aumentado”, agregó.

Una de las razones por las que la NHTSA puede comparar los números anteriores a COVID con lo que está sucediendo ahora es porque comenzó a analizar los niveles de drogas y alcohol de “conductores con lesiones mortales y otras víctimas de accidentes de tránsito” el otoño pasado en cinco centros de trauma de nivel 1 de alto flujo en la costa este.

El estudio terminó incluyendo más de 3,000 muertes, pero dado que se trataba de una “muestra de conveniencia” y solo se llevó a cabo entre siete y nueve meses (diferentes centros comenzaron a recopilar datos en diferentes momentos), las cifras pueden no ser representativas de todo el país y pueden muestran fluctuaciones estacionales que solo podrían notarse si la NHTSA tuviera años de datos para analizar.

La sangre se extrajo con fines clínicos cuando las personas fueron llevadas a la sala de emergencias o al depósito de cadáveres después del accidente, y luego se analizó la sangre para detectar alcohol y una gran cantidad de drogas que pueden tener funciones cognitivas dañadas. Si bien los procedimientos de prueba cambiaron una vez que golpeó la pandemia, el hecho de que el estudio ya estaba en marcha significaba que la NHTSA podía ver si hubo cambios notables durante la pandemia.

Para todos los usuarios de la carretera, la cantidad de personas que murieron y dieron positivo en la prueba de alcohol, pasó del 21,3 % antes del 16 de marzo al 26,9 % durante la emergencia de salud pública COVID-19. La presencia de cannabinoides pasó del 21,4 % al 31,2 %., mientras que los Opioides pasaron de 7,6 % a 12,9 %.

En general, los conductores de vehículos mostraron “una prevalencia general de drogas significativamente más alta durante la emergencia de salud pública, con un 64,7% de pruebas positivas para al menos un fármaco activo en comparación con el 50,8% antes de que comenzara la emergencia de salud pública”, dijo la NHTSA.

Al desglosar por sexo, los hombres presentaron más probabilidades de tener resultados positivos en cualquiera de estas tres categorías que las mujeres. Además, las tasas positivas fueron más altas los fines de semana que los días laborables.

A medida que los peligros de conducir durante COVID comenzaron a ser claros para la NHTSA, la administración cambió la forma en que enviaba mensajes de seguridad al pueblo estadounidense. Al comienzo de la pandemia, la administración retrasó las campañas de divulgación pública sobre la conducción distraída y el uso del cinturón de seguridad hasta finales de este año. En mayo, la NHTSA lanzó una estrategia de medios centrada en la velocidad y la seguridad, incluida la publicación de un artículo de opinión y la ejecución de una campaña de radio nacional de 4 millones de dólares.

“Estos mensajes tenían como objetivo hablar con la gente sobre cómo asegurarnos de que estábamos apoyando a nuestros conductores de camiones para que estuvieran seguros en las carreteras, manteniendo a nuestras fuerzas del orden y los primeros en responder a salvo y garantizando que nuestros mecanismos estén en su lugar y no nos veamos obstaculizados en el proceso de respondiendo a la emergencia de salud pública “, dijo Srinivasan. “Las carreteras abiertas no son excusa para la velocidad”.

En el futuro, la administración dijo que llevará a cabo cinco paneles con varias partes interesadas en octubre para intentar cambiar el comportamiento de conducción riesgoso identificado en este informe.

**********

Te puede interesar.