Los mariachis de Boyle Heights se quedan sin eventos… de nuevo

El toque de queda, que entra en vigor hoy sábado, origina que les cancelen trabajos; una colecta comunitaria busca ayudarlos durante la crisis

Los mariachis de Boyle Heights se quedan sin eventos… de nuevo
Los mariachis de Boyle Heights están siendo afectados por el COVID-19. (Suministrada)
Foto: Cortesía

Llegando al octavo mes de la pandemia y cuando parecía que la situación comenzaría a regresar a la normalidad, en California se dispararon nuevamente los casos de coronavirus.

A través de su cuenta de Twitter el gobernador del Estado Dorado, Gavin Newsom, anunció que desde hoy sábado los negocios y las reuniones no esenciales deben detenerse de 10:00 p.m., a 5:00 a.m., en 41 condados.

También se ha pedido que no haya reuniones de más de 15 personas y de ser posible que se reduzca el número de familiares en las celebraciones del Día de Acción de Gracias, con el fin de detener la propagación del virus.

Esta noticia cayó como un balde de agua fría para varios mariachis del área de Boyle Heights, quienes ya comenzaron a recibir cancelaciones de eventos. Otros intentan ver dónde pueden conseguir “algún trabajito aunque no pague mucho”.

Aurelio Reyes ha sido mariachi por los últimos 12 años y desde hace seis años, es parte de un trío de mariachi, que forma junto a su esposa y su hija.

Contó para La Opinión, que desde hace unas semanas estaban más cómodos ya que el trabajo estaba regresando y volvieron a ser contratados para eventos pequeños en casas.

“Pero ahora [con las nuevas órdenes] nos cancelan y no tenemos otros trabajos”, dijo Reyes, quien dijo que ha tenido que vivir de sus ahorros por meses.

Añadió que aunque hacen contratos con las personas para los eventos, debido a la pandemia no pueden obligar a nadie a cumplir con el trato.

“Cuando nosotros vamos a tocar [a las casas] siempre somos precavidos vamos con cubrebocas, desinfectante de manos y [practicamos] el distanciamiento social”, explicó.

Israel Moreno, de 52 años, es otro mariachi de Boyle Heights quien le dijo a La Opinión que justo este viernes estaba haciendo llamadas para ver si conseguía algún trabajo para este fin de semana.

“Les hablo a mis compañeros pero nadie tiene”, indicó afligido. “Apenas nos estábamos levantando y nos cortaron las alas otra vez. Nosotros no sabemos hacer otra cosa que tocar”.

Al igual que Reyes, Moreno dijo que hace unas semanas ya estaban recibiendo más contratos pero con el anuncio reciente del gobernador todo se ha ido por la borda.

Agregó que en su casa se preocupan ya que él es el único sustento de su familia y tiene dos hijos menores de edad.

Aurelio Reyes tiene un trío de mariachi con su esposa y su hija. (Suministrada)

Ayudándose entre sí

Moreno contó que varios mariachis de Boyle Heights son parte de la Organización de Mariachis Independientes de California (OMICAL) y mediante esta entidad han logrado conseguir que otras organizaciones les brinden ayuda, como despensas de comida cada semana.

“Apartan comida a los compañeros que más lo necesitan. Nos dan leche, huevos, verdura, jamón y eso nos ayuda mucho”, expresó.

Ambos mariachis fueron parte del primer grupo que recibió ayuda monetaria para los mariachis de parte del Colectivo Poder Comunitario (CPC), una organización sin fines de lucro dedicada a ayudar a los más necesitados.

Carmina Calderón, organizadora comunitaria, dijo que cuando comenzó la pandemia CPC se enfocó en recolectar ayuda económica para los vendedores ambulantes.

Este grupo estaba siendo gravemente afectado ya que se habían prohibido las ventas en las calles.

“Pero nos dimos cuenta que los mariachis también estaban en una situación muy difícil y más porque muchos de ellos no califican para ayuda pública”, explicó Calderón.

Así que decidieron comenzar una recaudación de fondos por internet a nombre de los músicos con subvenciones de otras entidades.

Calderón y otros compañeros hicieron trabajo de alcance para ver quiénes estarían interesados en recibir la ayuda monetaria y contactaron a casi 160 mariachis.

Los mariachis de Boyle Heights están siendo afectados por el COVID-19. (Suministrada)

De los mariachis encuestados la mayoría dijo que ha perdido alrededor del 70% de sus ingresos con las cancelaciones de trabajo. Algunos han logrado conseguir trabajos de medio tiempo pero la mayoría sigue esperando por esa oportunidad de volver a tocar en eventos.

“Muchos de ellos tienen problemas para pagar su renta, otros viven amontonados con más compañeros o duermen en sus carros”, dijo Calderón. “Los que viven solos aquí no solo se preocupan por pagar su renta pero también por mandar dinero a sus familias en sus países”.

La organizadora dijo que en julio entregaron la primera ronda de tarjetas, con $400, a 80 mariachis.

Se espera que la segunda ronda sea para antes de Navidad e iría dirigida a la otra mitad de mariachis, que no se benefició la primera vez.

Debido a que aún no se han recaudado los fondos suficientes para apoyar a los mariachis, Calderón dijo que probablemente estas tarjetas sean de poco menos de los $400, al compararlas con las que entregaron al primer grupo.

CPC en asociación con Inclusive Action for the City, tienen abierta la cuenta de GoFundMe para las personas que deseen donar para la causa de los mariachis.

Si estás interesado(a) en donar visita: https://www.gofundme.com/f/emergency-mariachi-relief-fund