Tarjeta Roja: La liguilla celebra la inmensa mediocridad que existe en la Liga MX

El sistema de competencia revela con claridad por qué no sube el nivel del fútbol mexicano

Tarjeta Roja: La liguilla celebra la inmensa mediocridad que existe en la Liga MX
Las posibilidades que da la Liga MX a los equipos mediocres son infinitas.
Foto: Sandra Bautista / Imago7

Sinceramente, a veces no entiendo para que existe la temporada regular de la Liga MX… ¿no sería mas fácil organizar desde el principio un torneo con los 4 equipos más populares del país y luego un “round robin” con todos los demás equipos? Es evidente que eso será más conveniente para la Liga MX que claramente en lo único que piensa es en el negocio.

“Los 4 Grandes en la Liguilla” celebran todos los medios mexicanos porque seguro venderán un par de diarios más durante la semana y tendrán más visitas a sus sitios, pero también saben que al hacerlo, celebran -una vez más- la mediocridad del fútbol mexicano.

Vamos a echar un ojo a las estadísticas del torneo para darnos cuenta lo que se genera con este sistema de competencia:

Dejaremos como excepción al León, líder de la competencia y clasificado a la liguilla hace tiempo, sumó 40 puntos de 51 posibles, para un porcentaje del 78% de los puntos, nada mal para la Liga MX, de hecho fue una de las mejores temporadas para un equipo en torneos cortos, el récord lo tiene el América de 2005 con 43 puntos, el 84%, ojo: no fue campeón.

Y decimos excepción porque de ahí en fuera es de donde aplica realmente el termino mediocre: todos hablan de la fantástica temporada que hizo Pumas, segundo lugar, que sumó 32 puntos, solo hizo el 32% de los posibles, ni siquiera hablemos del Pachuca, que aspira a ser campeón con menos de la mitad de los puntos cosechados: 25 de 51. Chivas, no lo olvidemos, hizo solo 26.

En otros países el campeón, normalmalmente ronda el 80% de efectividad, eso sí,  son torneos de más de 110 puntos disputados y el doble de tiempo de duración;  hoy más que nunca, el campeón debió haber sido el León, pero no, tendrá que poner en juego su regularidad ante un equipo que sumí casi la mitad de los puntos, pero que con un golpe de suerte, tendría suficiente. No sería la primera vez.

¿Qué pasa? que los equipos comienzan a tomarse con seriedad el torneo a partir de la fecha 10 u 11 porque metiendo un poco el acelerador al final es más que suficiente para alcanzar la liguilla y llegar en buena forma sin forzar la máquina desde el principio… la probada fórmula de los Tigres de la UANL en cada temporada desde hace más de una década y que hace INFUMABLE la temporada hasta esas fechas.

En otras ligas, los equipos con el 50% de efectividad o menos, están siempre en la media tabla, condenados a no pelar por nada y en el limbo de la mediocridad que los torneos competitivos tienen preparados para este tipo de equipos, justo para incentivarlos a mejorar.

Del descenso ni hablar, ya que es un concepto que no existe más en la Liga MX, un elemento de competitividad elemental del que se deshicieron los federativos (por no llamarlos empresarios)  y que le permite a equipos con el 20% de los puntos cosechados -o menos- seguir en primera división y gozar de los beneficios económicos que esto significa.

Lee todas las columnas de Tarjeta Roja aquí