Temen más fallecimientos por falta de cuidados adecuados en Los Ángeles

Los latinos casi triplican en tasa de muertes a los blancos con respecto al COVID-19

Temen más fallecimientos por falta de cuidados adecuados en Los Ángeles
En el condado de LA la mitad de la población es de origen latino.
Foto: LA County / Cortesía

La pandemia ha alcanzado niveles nunca antes esperados en el condado de Los Ángeles, pero la disparidad en muertes se amplió tanto que ahora la tasa de fallecimientos de los latinos casi triplica la de los residentes de raza blanca.

La tasa de muertes de los latinos en Los Ángeles es de 152 y la de los blancos de 55 por cada cien mil habitantes, de acuerdo con datos oficiales del condado a los que La Opinión tuvo acceso.

Son promedios actualizados con base en lo que ha ocurrido sobre el COVID 19 en el condado en los últimos 14 días.

La disparidad también se reconoce en contagios y su relación con las zonas geográficas más impactadas.

Las autoridades de Salud en el condado separan a las 25 ciudades y zonas que tienen las tazas de contagios más altas en el mismo periodo, y esta ocasión la lista incluye a muchas comunidades significativamente latinas.

La tasa promedio de casos positivos confirmados para el condado de Los Ángeles, en los últimos 14 días, es de 1,939 personas por cada 100,000 habitantes.

Sin embargo, muchas ciudades donde los residentes latinos son mayoría permanecen por arriba de los 3,000 contagios por cada cien mil habitantes.

City of Industry tiene 7,780 contagios por cada 100,000 habitantes, Florence-Firestone tiene 3,586, Pacoima 3,578, Boyle Heights 3,535; el Este de Los Ángeles 3,508, Huntington Park 3,268, Cudahy 3,278 y San Fernando 3,222.

Académicos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han advertido que si a los latinos les va mal en la pandemia, por su importancia económica lo resentirá toda la sociedad.

De acuerdo con un análisis del Centro de Estudios de la Salud y la Cultura Latinas de la UCLA, que mueran más latinos y haya más contagios en esa comunidad tiene impacto social conjunto.

Ese impacto es, sin embargo, mayor en California donde los latinos sobrepasan en número a los residentes blancos y a todos los de los demás grupos étnicos.

“El Producto Interno Bruto (PIB) de los latinos estadunidenses es el octavo más grande del mundo, ha estado creciendo con fuerza durante casi una década”, dice el estudio que dirigieron los académicos David Hayes-Bautista, Giselle Hernández,  y Paul Hsu.

El PIB de los latinos estadunidenses rebasa las economías de Italia, Brasil y Corea del Sur, entre otras, y compite con la India, Francia e Inglaterra, de acuerdo con ese informe.

El PIB latino estadunidense “tuvo una tasa de crecimiento anual del 3.3 por ciento,  mientras que el PIB de los no latinos estadunidenses fue de 2.1 por ciento”, de acuerdo con cifras entre 2010 y el 2018.

A menudo se ha informado que los latinos angelinos fallecen en índices mayores que otros grupos demográficos porque son la comunidad con más trabajadores esenciales.

También se menciona que fallecen más latinos por COVID 19 porque son la comunidad que padece más de enfermedades que agravan el contagio del coronavirus, como la diabetes, la hipertensión y el sobrepeso. Sin embargo, hasta ahora no hay cifras de médicos forenses que lo confirmen.

Después de las fechas decembrinas, la ola de devastación de la pandemia comienza a impactar a todas las comunidades.

La presidenta del consejo de supervisores del condado, Hilda Solís, lamentó que la actual ola pandémica es tan letal que “nuestro médico forense del condado está recibiendo un desbordamiento de cadáveres de varios hospitales que ya no pueden almacenarlos”.

El sistema hospitalario de Los Ángeles tiene ahora esperas prolongadas para recibir pacientes contagiados con el COVID 19 que requieren de cuidados críticos, y también para despejar cadáveres de quienes fallecen.

La supervisora Solís adelantó que hoy lunes, médicos de la Guardia Nacional de California comenzarán a apoyar al médico forense del condado.

“Esta es una realidad muy sombría, pero hemos llegado a un punto en que tengo que mencionarla porque necesitamos mostrar el verdadero precio de lo que este virus nos ha cobrado y puede cobrar”, dijo la supervisora Solís.

“Lo más desgarrador es que si hubiéramos hecho un mejor trabajo para reducir la transmisión del virus, muchas de estas muertes no se habrían producido”, lamentó por su parte la directora de Salud en el condado, Bárbara Ferrer.

Al saturarse los hospitales para CIVID 19, los nuevos residentes contagiados tienen que ser enviados en un 26 por ciento a camas de atención a urgencias que son distintas a la pandemia, de acuerdo con Ferrer.

La directora de salud del condado subrayó temer que el proporcionar atención que no es totalmente adecuada para pacientes graves de COVID 19 pueda incrementar los fallecimientos.