Gobernador de California: “Absolutamente imprudente” es el mandato para dejar de usar mascarillas en Texas

El gobernador de Texas, Greg Abbott, no sólo suspendió el mandato de usar mascarillas, también levantó otras restricciones que evitan propagar el coronavirus

Gobernador de California: “Absolutamente imprudente” es el mandato para dejar de usar mascarillas en Texas
Texas tiene más de 40,000 muertes por COVID-19.
Foto: CRISTOBAL HERRERA / EFE

El gobernador de California, Gavin Newsom, reaccionó el martes a la noticia de que el gobernador de Texas, Greg Abbott, está levantando todos los mandatos de usar mascarillas y otras restricciones para protegerse de COVID-19 en el estado.

“Absolutamente imprudente”, tuiteó el gobernador Newsom.

Cuando Chris Nguyen, de ABC7 News, le contó a Newsom que Abbot suspendió restricciones que están probadas para proteger a las personas de contraer COVID-19 en Texas, luego de una conferencia de prensa en el condado de Santa Clara el martes, el gobernador de California le respondió: “Mire, este es el momento más crítico de esta pandemia. Si queremos abrir rápidamente nuestras escuelas, abrir rápidamente nuestro negocios, tenemos que ser conscientes. Tenemos que aguantar, todavía podemos hacer modificaciones, podemos hacer que nuestros hijos vuelvan a la escuela, podemos empezar a reabrir negocios. Pero el uso de máscaras es fundamental para hacer eso de manera segura y obtener nuestro economía rugiendo de nuevo”, reportó ABC 7.

Texas es el estado más grande en poner fin a una orden destinada a prevenir la propagación del coronavirus que ha matado a más de 42,000 residentes.

>>La vacuna contra Covid-19 de Johnson & Johnson obtiene la autorización de FDA para uso de emergencia

>>Por qué Bill Gates seguirá usando máscara a pesar de haber recibido sus dos dosis contra Covid-19

>>Biden asegura que se han puesto más de 50 millones de vacunas contra COVID-19

El gobernador republicano ha enfrentado duras críticas de su partido por el mandato de usar mascarillas, que se impuso hace ocho meses, y por otras restricciones relacionadas con la protección contra el COVID-19. algunas de estas restricciones sólo se aplicaron a la ligera en Texas, incluso durante los peores brotes de la pandemia.