Atleta olímpica de EE.UU. publica videos de hombre que le gritó insultos racistas mientras entrenaba

"Estaba enojada, frustrada, confundida, asustada, pero también me rompió el corazón", escribió la Sakura Kokumai junto a las imágenes de lo ocurrido

La karateka se estaba entrenando para las próximas Olimpiadas.
La karateka se estaba entrenando para las próximas Olimpiadas.
Foto: David Becker / Getty Images

Sakura Kokumai, karateka olímpica estadounidense, denunció en redes sociales que estaba entrenando la semana pasada en el parque Grijalva de Orange cuando un extraño empezó a gritarle sin motivo alguno.

Kokumai, de 28 años, dice que todo ocurrió en el parque donde se entrena con frecuencia para prepararse para los próximos Juegos Olímpicos. De un momento a otro, apareció el hombre que empezó a gritarle cosas sin sentido.

“Básicamente solo estaba gritando cosas como, ‘No hables a mis espaldas. ¿Por qué miras mi auto?‘”, dijo Kokumai en una conversación con KTLA. “Así que cosas como esas me hicieron notar que podría ser algo un poco, no sé, fuera de lugar”, añadió.

En el momento, la atleta no entendía por qué el hombre se dirigió a ella en tono amenazante, pero cuando él se metió en su auto, escuchó los insultos racistas.

“Estaba enojada, frustrada, confundida, asustada, pero también me rompió el corazón al ver y experimentar cómo la gente podía ser tan fría”, escribió la mujer en Instagram.

“Era consciente del odio contra los asiáticos que estamos viendo. Lo ves casi todos los días en las noticias”, dijo Kokumai, que es japonesa estadounidense, pero no pensé que me pasaría en un para al que suelo ir a entrenar”, explicó.

La karateca dijo que aún esta procesando lo que pasó y que no lo ha denunciado a la policía. Pero aprovechó el altavoz que le da Instagram, donde tiene 23,400 seguidores, para demostrar que este tipo de cosas ocurren y que le pueden pasar a todo el mundo.

Necesitamos cuidarnos unos a otros“, dijo para poner fin a su publicación en la red social, en la que también invito a ser respetuosos y amables. “No es tan difícil”, insiste.