El Covid-19 ya no es argumento para aplazar partidos de fútbol

Las ligas de Colombia y Ecuador fueron protagonistas de escenas muy polémicas. Dos equipos fueron obligados a competir con siete jugadores mientras el resto estaba contagiado. Los organizadores le temen más al calendario que al coronavirus

Con siete jugadores salieron al campo ambos equipos. La petición de postergar los encuentros fue denegada.
Con siete jugadores salieron al campo ambos equipos. La petición de postergar los encuentros fue denegada.
Foto: JUAN AUGUSTO CARDONA / Getty Images

En la última semana le dio la vuelta al mundo un par de casos que cuestionan las prioridades de las federaciones ante los distintos problemas que azotan a los clubes de todas las ligas del mundo. Las Águilas Doradas de Colombia y Aucas de Ecuador, fueron obligados a participar en sus respectivos partidos con siete jugadores en cancha.

El primer caso se enmarcaba dentro de la decimoctava fecha del torneo colombiano. El equipo antioqueño fue obligado a jugar en inferioridad de condiciones, de lo contrario sería sancionado. La postal del partido marcaba claramente las diferencias entre ambos equipos; por un lado, Boyacá Chicó con todos sus jugadores en cancha y el banco de suplentes lleno; por el otro, siete jugadores en cancha, de los cuales dos eran arqueros y sin jugadores en la banca.

 

El club dirigido por Francesco Stifano tenía 18 casos positivos en su plantel. La institución dorada pidió en dos ocasiones que se suspendiera el partido, pero esto fue desestimado por la Liga e incluso fueron obligados a jugar para no recibir “sanciones severas”.

El argumento emitido por el presidente del Fútbol Profesional Colombiano  se sostenía en los acuerdos previos a la realización del torneo. Fernando Jaramillo fue tajante al indicar que no es factible  para el campeonato que se aplacen los partidos. “La regla es que un equipo se tiene que presentar, al menos con siete jugadores. No es lo ideal desde ningún punto de vista, pero es lo que acordamos en la asamblea. Se la presión qué hay en circunstancias de pandemia (…) pero un campeonato no seria viable si cada equipo busca una excusa para aplazar partidos”, sentenció.

Cosas del azar o del destino hicieron que días después ocurriera un caso similar, pero en otro país. El Aucas de Ecuador disputaba la octava jornada de la Liga Profesional con siete jugadores en cancha, ante el Barcelona.

No obstante, este partido sólo duró 17 minutos, luego de que Johan Lara sufriera una lesión lo que obligó al árbitro principal a suspender el partido. Aucas no contaba con la mínima cantidad de jugadores en el campo.

El conjunto capitalino pidió reprogramar el partido, pero ni la LigaPro, ni el Barcelona dieron una respuesta positiva ante esta petición.

 

Sin duda alguna, pese a que se ha intentado reanudar las competiciones mundiales, el Covid-19 es una variable latente que condiciona los partidos. Aplazar partidos complica mucho unos calendarios que de por sí están repletos de juegos. Al parecer, el fútbol adoptó una célebre frase ligada al entretenimiento: “El show debe continuar”, pero  vale la pena considerar si ver a siete jugadores metidos en su área, mientras el rival lo golea, es realmente un buen espectáculo.