“Cruella”: Emma Stone y Emma Thompson son dos villanas muy diferentes en el film sobre el origen de Cruella de Vil

La película de Disney que recrea la juventud del personaje de "101 Dálmatas" se estrena el 28 de mayo. Stone y Thompson hablaron de sus personajes

“Cruella”: Emma Stone y Emma Thompson son dos villanas muy diferentes en el film sobre el origen de Cruella de Vil
Emma Stone como Cruella y Emma Thompson como la Baronesa.
Foto: Disney

Emma Stone y Emma Thompson se presentaron este sábado de forma virtual ante la prensa para hablar de “Cruella”, la nueva película live-action de Disney sobre el origen de Cruella de Vil, la villana de “101 Dálmatas”, que se estrena el viernes 28 de mayo en cines y en Disney+.

Emma Stone interpreta en “Cruella” al personaje principal, la joven Estella, que trata de hacerse un nombre por sí misma en el mundo de la moda del Londres de los años 70, un Londres que está despertando a la revolución punk. Pero ya desde niña, cuando perdió a su madre, Estella tenía una cara oculta, maligna, que tomará forma en Cruella de Vil cuando se tope con la malvada Baronesa von Hellman, la diseñadora de moda más famosa e influyente del momento, interpretada por Emma Thompson.

El film está dirigido por el australiano Craig Gillespie (“I, Tonya”) y está siendo alabado por la crítica. Se espera que sea uno de los éxitos del verano. A través de una teleconferencia por Zoom, Stone y Thompson hablaron de sus personajes y de la estética del film, que cuenta con un elaborado vestuario, como no podía ser de otra forma cuando los dos personajes principales compiten con sus diseños del alta costura.

“Mi traje preferido es el que llevo en la escena del camión de la basura, que tiene metros y metros de cola que se arrastra cuando me voy en el camión”, explicó Stone. “Se tuvo que ensamblar sólo para el plano final de la escena, porque obviamente es imposible moverse con algo así. Me encanta porque es un vestido que jamás podrías ponerte en la vida real. También la falda con la que tapo un auto completo”.

Emma Stone en la escena del camión de la basura y su interminable traje.
Emma Stone en la escena del camión de la basura y su interminable traje. / Foto: Disney
Cruella cubre el auto de la Baronesa en otra espectacular escena.
Cruella cubre el auto de la Baronesa en otra espectacular escena. / Foto: Laurie Sparham, Disney

“¡Y todo es de verdad”, replicó Thompson. “No hay nada de animación por ordenador en esas escenas. Los trajes son reales. Tuviste que mover el material de esa enorme falda y repetir la toma mil veces porque no era fácil hacer el movimiento y tapar el auto”.

Preguntada sobre las dos caras de su personaje, la brutal Cruella y la pícara Estella, Stone reconoció que se queda con la primera: “Estella es dulce, pero no acaba de ser ella misma. Cruella se acepta como es. Por supuesto dice cosas que yo nunca diría en la vida real, pero tengo que decir que prefiero a Cruella”.

Emma Thompson agradece que su personaje, la Baronesa, sea una villana realmente mala, cuando en su carrera ha interpretado casi siempre a mujeres “buenas”.

“Pretender ser malo es maravilloso”, aseguró Thompson cuando se le preguntó si se inspiró en alguien real para construir su personaje. “He tenido la suerte de no encontrarme con mucha gente muy mala en la vida, pero sí es cierto que en el mundo del show business hay algunos personajes así –sin decir nombres-. Creo que en cualquier profesión se puede encontrar gente así”.

“Y para ser mala con la dulce Emma Stone tuve que hacer un esfuerzo, básicamente tomando negronis, uno tras otro, por las noches”, bromeó Thompson al responder a la pregunta de si era difícil maltratar en el film a la amable Stone.

La película transcurre en el Londres de los años 70. “Para mí fue como volver a la adolescencia. Yo nací en 1959, así que en los 70 yo iba a la ciudad en un autobús como el que sale en el film para ir de compras. Fue como volver a ser una niña explorando Londres de nuevo”.

Además de en cines, “Cruella” ya se puede reservar por $29.99 a través del Premier Access de Disney+ (se necesita ser suscriptor del servicio). Si se contrata, se puede ver tantas veces como se quiera.