Alimentos congelados: las señales que te indican cuándo debes desecharlos

Puedes conservar tus alimentos congelados de manera indefinida, pero eso no significa que mantienen su calidad por siempre; en ciertas circunstancias es recomendable deshacerte de ellos

La carne roja congelada puede mantener su calidad de 4 a 12 meses.
La carne roja congelada puede mantener su calidad de 4 a 12 meses.
Foto: Shutterbug75 / Pixabay

Congelar los alimentos inactiva los microbios, incluidas las bacterias que causan deterioro. Los alimentos se pueden conservar indefinidamente y consumirse si han permanecido congelados todo el tiempo, almacenados de manera continua a 0 °F o menos.

Aunque puedes conservar tu comida congelada de manera indefinida, su sabor y su textura no se mantienen por siempre. Sin contar con que algunos alimentos no se congelan bien.

Mantener los alimentos a 0 ° F o menos inactiva los bacterias, levaduras y mohos presentes en los alimentos y ayuda a retener el contenido de vitaminas, el color, el sabor y la textura.

El periodo de tiempo en el que los alimentos conservan su calidad no es el mismo para todos. Mientras el pollo crudo congelado mantendrá la calidad óptima en un periodo menor a los 12 meses; el pollo en trozos lo hará por 9 meses; y el pollo cocido por hasta 4 meses. La FoodSafety indica que la carne molida mantendrá su calidad por un periodo de 3 a 4 meses; el tocino y los embutidos hasta por 2 meses; y la carne roja de 4 a 12 meses.

Razones para desechar tu comida congelada:

1. Ha ocurrido un apagón por varias horas

Durante un apagón puedes conservar tus alimentos hasta por 48 horas si está lleno. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) explican que si el congelador se encuentra medio lleno, los alimentos se conservarán hasta por 24 horas,

Debes verificar que la temperatura de los alimentos guardados en hieleras o en el refrigerador y esta no debe ser mayor a 40 °F. La USDA recomienda que la carne y otros alimentos perecederos que se han permanecido por encima de los 40 grados durante más de dos horas deben desecharse.

También debes deshacerte de comida que haya sido contaminada por jugos de carne cruda. El helado blando o derretido habrá perdido su calidad como para ser desechado.

No intentes probar la comida para saber si aún es segura para comer. Las bacterias dañinas (patógenas) que causan infecciones, generalmente no afectan el sabor, olor o apariencia de un alimento.

2. Textura pegajosa y mal olor

Una vez que la carne se descongela la textura no debe ser pegajosa, viscosa ni desprender malos olores. Esto sería indicador de que las bacterias del deterioro se han mantenido activas, probablemente debido a una mala congelación. Si el producto no tiene buena apariencia o tiene un olor desagradable, debes desecharlo.

Es común que haya cambios de color en la carne y los vegetales. El color de la carne roja puede volverse  vuelve oscuro o marrón pálido. Esto puede ser ocasionado por la falta de oxígeno, quemaduras por congelación o almacenamiento anormalmente prolongado. La congelación no causa cambios en el color del pollo o pavo. Aunque los huesos y la carne cercanos a ellos pueden oscurecerse.

La quemadura del congelador no hace que los alimentos sean peligrosos. Aunque es posible que los alimentos muy quemados deban desecharse por razones de calidad.

El almacenamiento prolongado y un empaque inadecuado también pueden causar cambio de color en las verduras y alimentos cocidos.

3. No se identifica el alimento

Cuando no estás seguro de lo que es el producto congelado y no tiene una etiqueta que indica lo que es y la fecha en la que fue congelado, con el tiempo difícilmente podrás saber desde hace cuánto está congelado. Probablemente hace mucho que la calidad del producto se ha perdido.

¿Qué hay de los cristales de hielo?

Los cristales de hielo se forman cuando la comida se ha comenzado a descongelar y luego se vuelve a congelar. Así que podría ser un indicador de que los alimentos se han descongelado parcialmente y ello pudo haber afectado su calidad.

Contrario a lo que podías pensar, los alimentos (como la carne) descongelados se pueden volver a congelar de manera segura siempre y cuando se hayan descongelado bajo ciertas condiciones.

Recomendación: Si bien un congelador lleno puede mantener mejor el frío, es importante dejar algunos espacios como para permitir una circulación de aire para un enfriamiento y congelación eficiente.

Te puede interesar: