Acusan de homicidio a sospechosos de matar niño de 6 años a balazos en autopista

Marcus Anthony Eriz, de 24 años, podría enfrentarse incluso a cadena perpetua. Wynne Lee, de 23 años, podría pasar hasta tres años en prisión. Se espera que el juicio se celebre este martes

Las autoridades del condado de Orange hicieron público este martes cargos contra los dos sospechosos del tiroteo en la autopista 55 que acabó el mes pasado con la vida de Aiden Leos, un niño de 6 años que viajaba en el asiento trasero del vehículo de su madre.

Marcus Anthony Eriz, de 24 años, está acusado de asesinato y de descargar un arma dentro de un vehículo ocupado, según la oficina del fiscal de distrito del condado de Orange.

Wynne Lee, de 23 años, ha sido acusada de complicidad en el asesinato, un delito grave y un delito menor por tener un arma de fuego oculta en un vehículo. Los fiscales dicen que lee trató de ocultar el tiroteo, lo que le llevó al cargo de complicidad.

Con los cargos que hay ahora mismo en su contra, Eriz se podría enfrentar una pena de entre 40 años de prisión a cadena perpetua. Por su parte, Lee se enfrenta hasta tres años de prisión y un año de cárcel si le declaran culpable de sus dos cargos. Se espera que el juicio tenga lugar el martes por la tarde.

La pareja fue detenida el domingo en su casa de Costa Mesa, más de dos semanas después de que el pequeño Aiden muriera a balazos mientras su madre lo llevaba a la escuela. Una discusión en la carretera entre la madre del fallecido y los acusados habría provocado el tiroteo desde el automóvil de estos últimos. Las balas impactaron por la parte trasera del vehículo y alcanzó al niño.

Eriz aparece en una de sus cuentas en redes sociales con un tipo de arma capaz de disparar la ronda que mató a Aiden, según publicó Los Angeles Times, que cita fuentes policiales. Los agentes ejecutaron este domingo órdenes judiciales de búsqueda para dar con posibles pruebas conectadas con el crimen.

El citado diario angelino dice también que ambos sospechosos estaban bajo vigilancia antes de su arresto, que tuvo lugar un día después de un evento celebrado en memoria de Aiden. La Patrulla de Caminos de California (CHP, por sus siglas en inglés) había recogido al menos una bala en el lugar de los hechos.

La familia del menor de seis años había puesto una recompensa para dar con los sospechoso que creció rápidamente desde los $50,000 dólares hasta los $500,000 dólares en pocos días. A través de dos páginas de GoFundMe, recibieron donaciones de muchas personas anónimas, pero también de políticos y del propietario de una cafetería.