Juez desestima demanda contra exfuncionarios de la Casa Blanca por expulsar a manifestantes de Lafayette Square en Washington, DC

Tropas de la Policía de Parques y la Guardia Nacional dispersaron el 1 de junio de 2020 una reunión pacífica de la organización Black Lives Matter cerca de la Casa Blanca con gas lacrimógeno y gas pimienta

Juez desestima demanda contra exfuncionarios de la Casa Blanca por expulsar a manifestantes de Lafayette Square en Washington, DC
Donald Trump sostiene una Biblia frente a la Iglesia de San Juan el 1 de junio de 2020.
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI / AFP / Getty Images

Una jueza desestimó la demanda contra exfuncionarios de la Casa Blanca por expulsar a manifestantes pacíficos de Lafayette Square en Washington D.C. durante el año pasado, para que el entonces presidente Donald Trump posara para una foto sosteniendo una Biblia en una iglesia cercana.

La demanda se refiere a lo sucedido el 1 de junio de 2020, cuando las tropas de la Policía de Parques y la Guardia Nacional de EE.UU. dispersaron una reunión en gran parte pacífica de manifestantes de Black Lives Matter en la plaza cerca de la Casa Blanca, utilizando gas lacrimógeno y gas pimienta.

Trump, acompañado por el entonces fiscal general William Barr, el entonces secretario de Defensa Mark Esper y el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, se dirigieron después a la iglesia de San Juan frente a la plaza, donde se tomó la foto.

En cuatro juicios superpuestos, Black Lives Matter y otros tres demandantes representados por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) alegaron que el expresidente, Barr y otros funcionarios de la administración Trump conspiraron para violar los derechos civiles de los manifestantes y los expulsaron de Lafayette Square en Washington, D.C.

El mes pasado, el Departamento de Justicia le pidió a la jueza federal de distrito Dabney Friedrich que desestimara las demandas, reportó NPR.

El lunes, la jueza Friedrich calificó las afirmaciones de los demandantes de especulativas y desestimó las acusaciones contra Barr, Gregory Monahan, de la Policía de Parques de EE.UU. y contra otros funcionarios federales.

En su fallo, Friedrich, una persona designada por Trump, escribió que los demandantes no habían podido probar un acuerdo o plan para violar los derechos de los manifestantes.

“Estas acusaciones, tomadas como verdaderas, no muestran suficientes ‘eventos, conversaciones o documentos que indiquen un acuerdo o acuerdo’ entre los acusados para violar los derechos [de los demandantes] basados en [su] pertenencia a una clase protegida”. dijo.

La ACLU había dicho que el despeje forzoso de la plaza podría tener un efecto paralizador en la libertad de expresión, un argumento que Friedrich también rechazó.

“Los demandantes alegan que continúan manifestándose en o cerca de Lafayette Square y que temen que los agentes de la ley puedan dispersarlos o atacarlos”, escribió la jueza. “La base principal de los demandantes para estos temores son los supuestos eventos del 1 de junio de 2020 y las publicaciones en las redes sociales del presidente Trump antes y después de la limpieza de Lafayette Square”, continuó. “Significativamente, los demandantes no se basan en ninguna supuesta ley o política como base para este supuesto riesgo de daño futuro”.

La jueza también dictaminó que Barr, Monahan y otros oficiales son inmunes a demandas civiles y no pueden ser demandados por daños y perjuicios.

En un tuit, la ACLU del Distrito de Columbia dijo que el fallo no solo representa “un rechazo asombroso de nuestros valores constitucionales y los derechos de la Primera Enmienda de los manifestantes, sino que abre la puerta a la violencia futura a manos del gobierno federal y coloca de manera efectiva funcionarios federales por encima de la ley”.

Una de las reclamaciones sobrevive

Un reclamo contra los acusados federales sobrevive: Friedrich dijo que los demandantes aún pueden impugnar las continuas restricciones de acceso a Lafayette Square porque han “alegado plausiblemente una lesión en curso”.

“Hasta el día de hoy, más de un año después de los eventos del 1 de junio, Lafayette Square sigue sujeta a mayores restricciones que limitan periódicamente el acceso de los manifestantes a la plaza”, dijo la jueza. “A pesar del cambio en las Administraciones, los acusados federales no han cumplido con el alto nivel de demostrar que este reclamo ha sido discutido por eventos posteriores”.

Al pedir que se desestimaran las demandas, el abogado litigante del Departamento de Justicia, David Cutler, dijo el mes pasado que la policía actuó legalmente y que la seguridad del presidente es de interés “primordial” para el gobierno, según The Washington Post.