Programa cambia la cárcel por tratamientos más humanos a detenidos en LA

Tendrán derecho de participar los individuos que han cometido delitos menores y no violentos

Presos en la Cárcel Central de Los Ángeles.
Presos en la Cárcel Central de Los Ángeles.
Foto: JEFF GRACE / La Opinión

Un nuevo programa intenta cambiar la cárcel por servicios necesarios para delincuentes con ciertas condiciones que cometen delitos menores no violentos en Los Ángeles.

El programa ATI Pre-Filing Diversion Program” (Programa de desvío previo a la presentación de ATI)  se enfocará en los delitos cometidos por personas sin hogar, con enfermedades mentales o adicción a las drogas.

El fiscal de Los Ángeles Mike Feuer dijo que está es una colaboración con la Oficina de Alternativas al Encarcelamiento (ATI) del condado de Los Ángeles, en asociación con las fuerzas del orden, las agencias de enjuiciamiento y los proveedores de servicios para mantener a estos delincuentes fuera del sistema de justicia penal y a cambio, brindarles servicios y apoyo.

El programa piloto comenzará en la ciudad de Los Ángeles en las cárceles de LAPD de las divisiones Central, Valley y 77th. El programa dio inicio en la cárcel 77th el 14 de junio.

Feuer dijo en un comunicado que el sistema de justicia penal debe hacer más para reducir la reincidencia y llegar a las causas fundamentales de los delitos no violentos de bajo nivel cometidos por personas sin hogar, o quienes están lidiando con enfermedades mentales o luchando contra la adicción a las drogas.

El fiscal indicó que el tratamiento y los servicios pueden ser mucho más efectivos que un breve tiempo en la cárcel. El programa ofrecerá intervención en lugar de enjuiciamiento.

“Mi oficina está agradecida por el compromiso del condado de mejorar las conexiones de servicios sociales disponibles para esta población de delitos menores que lucha”, dijo Feuer. “Cuanto más pueda el Condado cerrar las brechas de servicios, más podremos expandir nuestros esfuerzos de desvío hacia esos servicios”.

Una vez que el programa está marchando en las estaciones de policía designadas este introducirá intervenciones de servicio social en el proceso de justicia penal lo antes posible después del arresto y así  limitar el enjuiciamiento y la cárcel para las personas con las condiciones previamente mencionadas.

Al ser detenidos, los agentes del orden público evaluarán a las personas para determinar si cumplen los requisitos para la desviación según el delito que los arresta y sus antecedentes penales, utilizando criterios desarrollados por las agencias de la fiscalía.

Los arrestados elegibles serán presentados inmediatamente a los proveedores de servicios en el sitio, financiados a través de la Oficina de ATI del Condado, quienes evaluarán las necesidades de la persona, crearán un plan de tratamiento, proporcionarán enlaces al servicio y realizarán un seguimiento para garantizar que cada persona pueda acceder a los servicios que necesita. A los participantes no alojados se les ofrecerá refugio y serán transportados.

Entre estos componentes del programa debe haber un plan para restaurar el daño causado a las víctimas identificadas, un pilar clave de la justicia restaurativa.

La programación del servicio se proporcionará de una manera culturalmente competente que tenga en cuenta los antecedentes raciales, étnicos y religiosos del individuo, así como su orientación sexual e identidad de género.

Durante el tratamiento, que en la mayoría de los casos no durará más de tres meses por delitos menores, no se presentará el informe policial. Cuando la persona haya completado el programa de tratamiento, el informe policial se archivará, no se actuará en consecuencia, y no se presentarán cargos penales.

Si un participante abandona el programa de tratamiento antes de completarlo, la fiscalía determinará una respuesta adecuada.

Feuer ha hecho de la reforma de la justicia penal una pieza central de su Administración con una colección amplia de 16 programas de justicia restaurativa, sentencias alternativas y de diversión centrados en el vecindario que buscan abordar las causas fundamentales de la conducta delictiva al tiempo que logran tanto la reducción del encarcelamiento como las tasas más bajas de reincidencia.

“Es una adición importante a los numerosos programas de reforma judicial que mi Oficina ya ofrece”, dijo Feuer.