Lotus se despide de la mecánica de combustión interna con este modelo

Lotus se despide de la mecánica de combustión interna con este modelo

El flamante Emira ha salido a la luz por parte de Lotus y así se convierte en el último modelo de producción con propulsión tradicional.

La evolución ha llegado para Lotus ya que su reluciente Emira marcará un hecho trascendental en la firma británica por ser el último vehículo en llevar en sus entrañas un propulsor de combustión interna.

Así el motor central V6 (de origen Toyota) que eroga unos 400 caballos de fuerza u otro de 2.0 litros AMG de cuatro cilindros con 360 CV serán los encargados de trasladar a sus ocupantes.

La transmisión para los dos casos puede ser automática, o de doble embrague y manual siempre diriga al eje trasero.

Por otra parte, el Lotus Emira luce unas dimensiones semejantes a su predecesor Evora. Así con 4,41 metros de largo se posiciona por encima de los Exige y Elise.

Además se muestra con 1,90 m de ancho, 1,23 de alto y una distancia entre ejes de 2,58 m. Su flamante chasis de aluminio permite un peso de 1.405 kilos en su variante más liviana

Por dentro el Lotus Emira incluye elementos de confort pocas veces vistos en esta firma identificada por la deportividad y ligereza.

De esta forma, hace su aparición un tablero digital de 12,3 pulgadas, asientos ajustables, volante y paneles revestidos en Alcántara.

Pantalla central multifunción de 10,25 pulgadas compatible con Android Auto o Apple CarPlay y un sistema premiun de audio forman parte del repertorio.

Ante el momento de su salida a las calles, el Lotus Emira contará con las versiones Tour y Sport. La primera es para un manejo más tranquilo con un ajuste de suspensión algo más blando.

En cambio la segunda se ajusta más a los que prefieren una conducción deportiva con una configuración más dura.

Así hace su presentación el Lotus Emira, un modelo muy especial que le dará paso a la movilidad eléctrica en el futuro.