Restauranteros solicitan ayuda del Congreso de Estados Unidos para seguir enfrentando la crisis

Por más de 15 meses los empresarios han tenido que batallar para tener los activos necesarios, pero muchos ya no pueden sostener la operación de los restaurantes o bares, por ello piden ayuda al gobierno

Restauranteros solicitan ayuda del Congreso de Estados Unidos para seguir enfrentando la crisis
El impacto económico fue tal para el sector restaurantero y de bares que llevó a aproximadamente 90,000 negocios a cerrar.
Foto: Getty Images

A pesar de que la industria restaurantera ha tenido un repunte importante en los negocios gracias a la reapertura económica que está viviendo el país, no todos en el sector tienen buenos números, ya que siguen operando en la precariedad y eso los pone en un escenario vulnerable.

Por tal motivo organizaciones defensoras de la industria de los restaurantes están instando al Congreso para que dote de fondos al programa federal destinado a ayudar a los establecimientos que carecen de recursos para la operación de diaria de los negocios tras el desastre económico ocasionado por la pandemia.

El impacto económico fue tal para el sector restaurantero y de bares que llevó a aproximadamente 90,000 negocios a cerrar, es decir uno de cada 10 establecimientos. Por más de 15 meses los empresarios han tenido que batallar para tener los activos necesarios, pero muchos ya no pueden sostener la operación.

Por tal razón, es que de nueva cuenta, se está pidiendo que el gobierno apoye a quienes no forman parte de grandes grupos empresariales que tienen franquicias de restaurantes por todo el país.

El escenario no es sencillo porque hay varios empresarios del sector que todavía tienen una deuda con el gobierno por el programa de Protección de Cheques de Pago y otras medidas de alivio temporal. También enfrentan una nueva serie de desafíos mientras intentan recuperar la rentabilidad.

A esta adversidad presupuestaria se debe agregar que el impacto de la inflación que vive Estados Unidos no es, en lo absoluto, una buena señal para quienes intentan poner en marcha sus bares y restaurantes. La alza generalizada en productos como la carne y el pollo han repercutido en que los precios de los menús se modifiquen.

Situación que afecta de manera más directa a los restauranteros independientes, quienes no son apoyados por los grandes grupos empresariales, los cuales sí tienen la posibilidad de enfrentar con un poco más de soltura las alzas en todos los comestibles.

Por tal razón, para los que están involucrados en la industria restaurantera resulta crucial que el gobierno y el Congreso tomen cartas en el asunto, por lo que buscan que  se reponga el Fondo de Revitalización de Restaurantes con un presupuesto de $28.6 mil millones de dólares administrado por la Administración de Pequeñas Empresas.

En entrevista con CBS, Sean Kennedy, vicepresidente ejecutivo de asuntos públicos de la Asociación Nacional de Restaurantes enfatizó que “los restaurantes todavía están lidiando con una enorme deuda que han contraído durante los últimos 15 meses cuando se vieron obligados a cerrar”.

También te puede interesar: Inflación en Estados Unidos: estudio revela que los consumidores deberán pagar precios más caros este segundo semestre del año