Óscar de la Hoya abre su corazón: “Ya he estado cansado en vivir una mentira”

En una entrevista con La Opinión antes de ser hospitalizado con el coronavirus, el 'Golden Boy' explicó lo que le llevó a revelar que sufrió una violación cuando era adolescente y habló de los ataques que ha recibido de gente como "Canelo" Álvarez

Óscar de la Hoya dijo no saber dónde pudo haberse contagiado de COVID-19.
Óscar de la Hoya dijo no saber dónde pudo haberse contagiado de COVID-19.
Foto: Triller Fight Club / Cortesía

Ha sido una semana como ninguna otra para Óscar de la Hoya. Cuando ésta empezó, el hombre de 48 años contaba los días para regresar al boxeo, se encontraba saludable y uno de sus momentos más oscuros y traumáticos seguía siendo un secreto.

Este viernes todo eso ya había cambiado.

El “Golden Boy” tuvo que ser hospitalizado por las molestias tras contagiarse de COVID-19, lo cual obligó a la cancelación de su pelea del 11 de septiembre contra Vitor Belfort.

“Me siento mal, mal, mal, mal… Tengo Covid”, dijo De la Hoya desde la cama de un hospital. “Mi pecho no… No puedo respirar bien. Estoy bien, bien dolorido”.

Y claro, antes de esa dolorosa noticia, Óscar ya había dado la vuelta al mundo tras revelar que cuando tenía 13 años fue violado por una mujer mayor.

En una entrevista con La Opinión, De la Hoya habló acerca de sus razones para hacer público ese fuerte incidente que, según explicó, le ha llevado a tropezar con el alcohol y las drogas durante su vida.

“Es como teniendo un secreto por años y años y años y no le puedes platicar a nadie”, dijo De la Hoya, quien también comentó sobre la depresión que le ha causado la pandemia y el mensaje que tiene para quienes lo han atacado y lastimado.

“Yo he estado deprimido por bastante tiempo, donde pienso que esto nunca va a terminar, así que la depresión sí me ha pegado muy fuerte“, dijo De la Hoya el miércoles acerca de cómo le había ido durante la pandemia. Luego se empezó a sentir mal y el viernes dio positivo de COVID-19. 

Una publicista del excampeón mundial y notable promotor dijo que De la Hoya no sabe cómo o dónde se pudo haber contagiado.

Óscar de la Hoya, cansado de guardar apariencias

En cuanto a la revelación que hizo en una charla con Los Angeles Times sobre el abusó sexual que dijo haber sufrido cuando era adolescente, el originario del Este de Los Ángeles se refirió a las apariencias que había tenido que guardar hasta ahora.

“Estás pensando que tienes que vivir una vida perfecta porque todo el mundo te ven como el ‘Golden Boy’, que no puede ser nada malo y que el ‘Golden Boy’ está mejor que nunca… Explicando estas situaciones que me han sucedido me siento liberado, me siento como si (me hubiera quitado) un peso que yo tenía por muchos años, por casi toda mi vida. Ya me siento ligerito, mi corazón se siente como que ya puedo respirar.

“Así que es fuerte y fue fuerte, es la verdad, y yo ya he estado cansado en vivir una mentira, una mentira que me dolió mucho por muchos años, y yo he hecho mucho trabajo con terapistas, he hablado con mucha gente tratando de solucionar este problema que yo tengo”, detalló.

De la Hoya a sus críticos: esto le puede pasar a mucha gente

De la Hoya ha sido objeto de múltiples ataques de gente de alto perfil como Saúl “Canelo” Álvarez y también el empresario Dana White, quienes se han ensañado con él por sus adicciones. Cuando se le preguntó al respecto, el mexicoamericano prefirió evitar confrontaciones.

“Yo no le voy a decir nada a esa persona, yo prefiero quedarme con mis emociones. Nada, ahora me siento bien y con razón estaba tomando, con razón estaba haciendo drogas, me estaba perdiendo, porque sí, la vida es fuerte, ha sido fuerte, yo nomás quiero poco a poco, día con día salir de esto y lo estoy haciendo”, dijo.

Óscar advirtió: “Estoy feliz, estoy tranquilo, yo creo que a esa gente que no creyó en mí o que me criticó o me han dicho cosas malas, nada, se les desea toda la suerte del mundo porque esto toca a mucha gente, estas situaciones que yo viví nos toca a todos en una forma u otra“.

Y por último se dijo agradecido por estar en donde está hoy.

“Yo nomás estoy agradecido que tuve la fuerza para no rendirme porque yo fácilmente me podía rendir, fácilmente me podía desaparecer; fácil, fácil, así de fuerte era, y estoy feliz y contento y agradecido que algo me dio la fuerza para hacer el trabajo y tratar de mejorar día por día. Estoy feliz que estoy aquí ahora mismo, respirando y feliz de la vida”.