El atún acumula mercurio y se convierte en el barómetro perfecto para medir la contaminación acuática

El atún como otros pescados contiene mercurio, algunas especies son consideradas por la FDA como buenas opciones para comer, mientras que otras se deben evitar por sus altas cantidades del elemento tóxico

Científicos señalan que una especie de atún puede usarse como un barómetro global del metal pesado.
Científicos señalan que una especie de atún puede usarse como un barómetro global del metal pesado.
Foto: Umbe Ber / Pixabay

El atún es un alimento muy nutritivo. En su presentación enlatada es una opción económica de proteína y omega-3, práctica, versátil y fácil de almacenar. El atún al igual que otros pescados contiene algún nivel de mercurio. Algunas especies de atún tienen más que otras y se deben evitar.

El mercurio es un elemento que está presente de forma natural en el aire, el agua y los suelos. El mercurio orgánico, como el metilmercurio que penetra en el cuerpo humano por vía alimentaria. Los niveles altos de mercurio son tóxicos para el sistema nervioso central y el periférico.

Las variedades más grandes de atún tienden a tener un mayor contenido de mercurio. El atún más pequeño tiene menos mercurio. El atún enlatado normalmente contiene tipos de atún más jóvenes y más pequeños.

El atún enlatado claro (incluye el bonito) no está clasificado entre los peces con mayor contenido de mercurio. Se encuentra entre las mejores opciones para comer de dos a tres porciones por semana según datos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA).

El atún albacora o blanco así como el aleta amarilla ya sean enlatados, frescos o congelados se consideran una buena opción para comer una vez por semana.

Atún con alto contenido de mercurio

El atún de ojos de grandes o patudo, tiene los niveles más altos de mercurio. De acuerdo a la FDA y la EPA que se debe evitar este pescado, así como el macarela rey o caballa; reloj anaranjado, raya o pez emperador; blanquillo o lofolátilo (en el Golfo de México); aguja; tiburón; y pez espada.

El atún rojo (BFT) es el atún más grande del mundo, llega a medir hasta tres metros y pesar 600 kg. Es un pez muy apreciado entre los consumidores pero que acumula altos niveles de mercurio como metilmercurio neurotóxico en sus tejidos, que aumentan con la edad.

El BTF se distribuye ampliamente por todos los océanos del mundo. Es un pez depredador y de larga vida, llega a vivir más de 30 años.

El atún rojo puede usarse como un barómetro global del metal pesado y el riesgo que representa para la vida marina y la salud humana, según un estudio publicado en PNAS, revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias. El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Rutgers, de la Universidad Nacional de Taiwán y la Universidad de California, Santa Cruz.

Las tasas de acumulación de mercurio en el atún rojo pueden revelar patrones de contaminación por mercurio y biodisponibilidad en los océanos, emisiones naturales y causadas por humanos y características ambientales regionales.

Atún enlatado

“El salmón enlatado, el atún, las sardinas, el arenque ahumado y otros tipos de pescado están prácticamente a la par del pescado fresco. Proporcionan tantos ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón como el pescado fresco y a veces más”, publica la revista Harvard Health.

Si bien la FDA comparte que el atún claro enlatado tiene bajas cantidades de mercurio y se considera entre las mejores opciones. El Environmental Working Group señala que el atún enlatado no es bajo en mercurio, y lo considera una fuente importante de mercurio en la dieta de las mujeres.

La Organización Mundial de la Salud señala que la exposición intrauterina a metilmercurio por consumo materno de pescado o marisco puede dañar el cerebro y el sistema nervioso en pleno crecimiento del bebé. La principal consecuencia sanitaria del metilmercurio es la alteración del desarrollo neurológico.

Te puede interesar: