Comida hecha para llevar: una familia estadounidense gasta unos $60 por semana en este servicio

En un año las familias estadounidenses pueden llegar a gastar hasta $3,100 dólares, según un estudio. La población millennial erogó $3,360 dólares

Varias leyes entran en vigor de inmediato para que los restaurantes puedan seguir operando en sus exteriores. (Getty Images)
Varias leyes entran en vigor de inmediato para que los restaurantes puedan seguir operando en sus exteriores. (Getty Images)
Foto: Getty Images

Millones de estadounidenses han tenido la oportunidad de comprar comida hecha para llevar en diferentes momentos de sus vidas, pero hay quienes lo hace de forma constante, ya sea por falta de tiempo para preparar sus propios alimentos o sencillamente porque tienen flojera de hacerlo y tienen la posibilidad de pagar los costos del servicio.

Lo cierto es que comprar comida hecha para llevar representa un enorme gasto hormiga para quienes suelen hacerlo recurrentemente y, probablemente, no tienen idea de cuánto dinero están desembolsando, situación que quienes lo hacen lo deben tomar en cuenta porque el gasto pude representar miles de dólares al año.

Según un estudio de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, la mayoría de las familias estadounidenses gastan alrededor de $3,100 dólares  al año en comida para llevar, dicha cantidad equivale a unos $60 dólares por semana, cifra que no es menor si se considera que todavía hay crisis económica en el país.

En tanto, The Daily Meal informó que una encuesta realizada por Bid-On-Equipment encontró que los encuestados piden comida para llevar en promedio 2.4 veces por semana. La tendencia de pedir comida se incrementó de forma notoria con la pandemia de la Covid-19.

La crisis sanitaria ocasionó que algunos restaurantes únicamente ofrecen opciones de comida para llevar. La encuesta reveló que la mayoría de los comensales, hasta un 77%, dejan más cantidad de propinas en sus pedidos para ayudar a los propietarios de restaurantes a permanecer abiertos y a mantener a los empleados en el trabajo.

Según el estudio, la población millennial gastó un poco más que los demás ciudadanos, se calcula que erogaron $70 dólares a la semana en pedidos, lo que significa que en un lapso de 12 meses invertirán, al menos, $3,360 dólares, es decir $260 dólares más que la población promedio.

A pesar de que hay muchos estadounidenses de diversas edades que gastan grandes cantidades en comida para llevar al año, no se preve que esta tendencia suela disminuir en el futuro inmediato, en especial porque la pandemia sigue jugando un papel definitorio para esto, pero también las tendencias del consumo indican que la comida para llevar es sinónimo de comodidad para los consumidores.

Gracias a que muchas personas han optado por hacer pedido de comida muchos restaurantes han podido seguir operando ante la crisis económica que ha representando la pandemia de la Covid-19, que pese a que ya hay una reactivación económica, continúan los estragos en el sector restaurantero a nivel nacional.

También te puede interesar: California es el estado con más sucursales de Starbucks en todo EE. UU.