Gobierno de AMLO enfrenta duras críticas por violencia contra inmigrantes

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió al presidente López Obrador investigar la represión violenta a extranjeros en Chiapas, además de impulsar protección a esas personas y sancionar a los responsables

El Gobierno de López Obrador es presionado por permitir la violencia contra inmigrantes.
El Gobierno de López Obrador es presionado por permitir la violencia contra inmigrantes.
Foto: Juan Manuel Blanco / EFE / Getty Images

A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) no se le ha olvidado la violencia con la cual inmigrantes de Centroamérica y Haití fueron reprimidos en el estado mexicano de Chiapas por elementos de la Guardia Nacional y funcionarios del Instituto Mexicano de Migración (INM), por lo cual exigen al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador investigar y sancionar los hechos.

El 28 de agosto, Jorge Alejandro Palau Hernández, director de la Estación Migratoria Siglo XXI, y Aldo Juan Robledo Páez, mando medio de la misma estación, fueron grabados al momento de golpear a migrantes en Tapachula, Chiapas.

Aunque el INM condenó los hechos, a Palau lo asignaron una nueva posición en la misma dependencia en la Ciudad de México.

Ahora, la (CIDH) dio a conocer una postura más enérgica sobre los hechos ocurridos en agosto y septiembre y urgió al Estado mexicano “de oficio y con la debida diligencia” los hechos de violencia, además de sancionar a los agentes estatales que resulten responsables, así como reparar los daños a las víctimas cuyos derechos humanos fueron violentados.

La Comisión destaca que entre el 28 de agosto y el 5 de septiembre se formaron al menos cuatro caravanas de migrantes, en las cuales identificó a mujeres y otros grupos en situación de vulnerabilidad, como niñas, niños y adolescentes, embarazadas y afrodescendientes con necesidades de protección internacional.

“La formación de dichos movimientos derivaría de las demoras prolongadas en la resolución de los procedimientos de asilo o de protección, así como de la falta de acceso a servicios estatales y al ejercicio de otros derechos humanos en los estados del Sur de México”, acusó la dependencia. “Organizaciones de la sociedad civil señalaron que ante la falta de oportunidades de integración en dicha región se habría agudizado la situación de vulnerabilidad de las personas en movilidad”.

LA CIDH también cita los videos publicados en redes sociales que muestran a funcionarios y oficiales mexicanos agrediendo a los inmigrantes.

Utilizaron la fuerza en los operativos de control migratorio contra de las personas que integraban los movimientos migratorios mixtos“, advirtió. “Estas autoridades habrían realizado detenciones en contra de población en movilidad”.

Agregó que hubo otro tipo de oficiales, como elementos del Ejército y de los Grupos Beta, es decir, gente supuestamente dedicada a proteger a migrantes.

“La CIDH recibió información sobre enfrentamientos que culminaron en agresiones y golpes en contra de la población en movilidad”, señala el informe publicado este lunes. “Las autoridades estatales y las fuerzas de seguridad del Estado utilizaron escudos y toletes de seguridad para golpear en la cabeza y otras partes del cuerpo a las personas que se desplazaban, sin que éstas tuvieran la posibilidad de defenderse”.

La Comisión acusa que hubo un “uso excesivo de la fuerza”, poniendo en riesgo a niños y familias enteras.

La Comisión reconoce que el repliegue de personas migrantes es posible, pero solamente cuando “todos los demás medios de control se hayan agotado o fracasado”, además de que deben evitarse el uso excesivo de la fuerza.

También pide al Gobierno mexicano “realizar una distinción entre funciones de seguridad y de asistencia humanitaria” por parte de la Guardia Nacional.

Te puede interesar:

>> A qué inmigrantes indocumentados dejaría fuera plan de Ley del Registro
>> “Ya basta de discursos, ya hace falta la acción”, dice AMLO al urgir a EE.UU. resolver crisis migratoria
>> Haitianos en camino a Norteamérica: En Colombia nos están chupando la sangre