California supera las 70,000 personas fallecidas por COVID-19

Datos de la Universidad John Hopkins indican que California alcanzó los 70,132 residentes muertos; los números de nuevos contagios van en descenso

El pasado domingo, en California se registraron 234 decesos debido al coronavirus.
El pasado domingo, en California se registraron 234 decesos debido al coronavirus.
Foto: Go Nakamura / Getty Images

California rebasó este lunes las 70,000 personas que han muerto por COVID-19, mientras el estado registra la tasa más baja de nuevos contagios en el país.

Datos de la Universidad John Hopkins indicaron al medio día de este lunes que California registraba 70,132 personas fallecidas por coronavirus.

El brote más reciente por la enfermedad se registró durante el verano, que repuntó por la presencia de la variante Delta del virus SARS-CoV-2, que afectó principalmente a la población que todavía no estaba vacunada, con un promedio diario de fallecidos de entre 100 y 150 personas.

Hace un año, cuando todavía no se contaba con ninguna de las vacunas contra el coronavirus, la cifra diaria de residentes muertos era superior a 700.

California es el estado con más víctimas mortales por COVID-19 en el país, superando con 3,000 a Texas y con 13,000 a Florida, pero registra la tasa de mortalidad más baja, con 177 por cada 100,000 habitantes, muy por debajo de la tasa general de 214 a nivel nacional.

Alto promedio de vacunación

Durante la fase de vacunación, California ha destacado por tener uno de los promedios más altos con población parcial o completamente inmunizada.

Tanto a nivel estatal como en distintos condados, las autoridades han impuesto ordenamientos tanto en el uso de las mascarillas como la obligación de presentar certificados de estar inmunizados para poder ingresar a espacios públicos interiores.

Otra de las medidas adoptadas está el mandato de vacunación para estudiantes en edad elegible por parte de distintos Distritos Escolares Unificados.

Se calcula que más del 70% de los residentes de California está completamente vacunado contra el COVID-19 y un 8% ha recibido al menos una dosis.

A pesar de estas cifras, las personas que todavía no han sido inmunizadas tienen el riesgo de enfermarse y padecer graves síntomas que pueden terminar en un deceso.

En marzo de 2020, cuando comenzaban a crecer las estadísticas por contagios y muertes, California fue el primer estado en imponer el mandato de permanecer en casa, acción que para muchos permitió salvar miles de vidas.

Condados cambian sus propias normas

A nivel regional, cuando algunos condados imponen nuevos mandatos para prevenir más contagios y fallecimientos, en otros comienzan a relajarse algunas restricciones.

En el condado de Los Ángeles, la semana pasada se aprobó un mandato que exige prueba de vacunación para ingresar a espacios públicos cerrados en bares, bodegas y otros comercios.

En condados del Área de la Bahía, se anunció que empezarían a retirar los requisitos para el uso de cubrebocas en tanto mejores ciertos criterios, como el requisito que en un lugar público en interior el 100% de las personas estén completamente vacunadas.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), California presenta una tasa de transmisión “sustancial”, que es un paso por debajo de la tasa “alta” que registra el resto del país.

Te puede interesar:

· Estados Unidos ya tenía 8 vacunas obligatorias antes de la vacuna Covid-19
· Qué responder a quienes todavía dudan si vacunarse contra la COVID-19
· Elementos de la Guardia Nacional son desplegados en hospitales del norte y centro de California debido a la pandemia