Clientes demandan a Chick-fil-A por aumentar en secreto los precios en los productos de entrega

Chick-fil-A suma otra demanda de clientes que señalan la cadena cobra en secreto hasta 30% más caros los pedidos para la entrega, el cobro extra es independiente a la tarifa de envío

Chick-fil-A recibe una segunda demanda por supuesto engaño a clientes en los precios de productos para entrega a domicilio.
Chick-fil-A recibe una segunda demanda por supuesto engaño a clientes en los precios de productos para entrega a domicilio.
Foto: Shutterstock

Chick-fil-A está siendo demandado por segunda vez por clientes que acusan la cadena está cobrando en secreto más caros los alimentos para servicio de entrega; el incremento es independiente a la tarifa de servicio de envío.

La primera demanda fue presentada en un tribunal de California en marzo y fue trasladada a un tribunal federal el 7 de mayo. La demanda acusa a Chick-fil-A de anunciar falsamente la tarifa de envío como $3.99, cuando en realidad es mucho más alta porque los costos de los alimentos entregados se incrementan en un 25 y un 30 por ciento, según Legal Newsline.

En una segunda demanda presentada por dos clientes en contra la Chick-fil-A, ahora en Nueva York, se señala que el restaurante cobra más a las personas por los artículos pedidos para la entrega a pesar de prometer tarifas bajas.

Chick-fil-A ha prometido a sus clientes entregas a bajo precio en su aplicación móvil y en su sitio web, generalmente por un monto de $2.99 o $ 3.99. Pero estas afirmaciones serían falsas.

De acuerdo al documento de la segunda demanda compartido por Food & Wine, “Chick-fil-A aumenta en secreto los precios de los alimentos para los pedidos de entrega entre un 25 y un 30 por ciento. El pedido idéntico de nuggets de pollo de 30 unidades cuesta aproximadamente entre $5 y $6 más cuando se ordena para entrega que cuando se ordena a través de la misma aplicación móvil para recoger o cuando se ordena en la tienda”.

Es común que los artículos entregados cuesten más, pero la demanda señala que Chick-fil-A no reveló los precios más altos.

El equipo de Mashed comprobó el cobro extra expuesto por los demandantes. Ordenaron un sándwich de pollo picante a través del sitio web de Chick-fil-A para recogida y otro para servicio de entrega. Pagaron $5.79 por el sándwich de pollo picante recogido en el restaurante, mientras que por el sándwich a domicilio se pagó $ 7,49, más la tarifa de envío. Un margen de 29% más por el producto.

En la segunda demanda se concluye que el margen adicional secreto en los artículos de entrega es esencialmente una “tarifa de entrega oculta” que “engaña a los consumidores para que realicen compras de alimentos en línea que de otro modo no harían” ya que Chick-fil-A.

Chick-fil-A es considerado el restaurante de comida rápida mejor calificado de Estados Unidos, según la American Customer Satisfaction Index (ACSI). Habría que esperar para saber si las demandas actuales afectan la evaluación que los clientes realizan la cadena.

Te puede interesar:
Wendy’s es demandada por engañar a los consumidores sobre los huevos que usa en sus comidas
La demanda que provocó las dudas sobre el atún de Subway fue desestimada por un juez
Un dedo humano en la hamburguesa: una mujer queda espantada en restaurante de comida rápida