ONU: El cambio climático destruirá los glaciares en África y aumentará la inseguridad alimentaria en la región

Según el informe de la ONU, más de 1,000 millones de personas en África están en peligro por las consecuencias del cambio climático a nivel mundial

El Kilimanjaro es una de las montañas más importantes de África y sus glaciales están amenazados por el cambio climático.
El Kilimanjaro es una de las montañas más importantes de África y sus glaciales están amenazados por el cambio climático.
Foto: Yasuyoshi CHIBA / Getty Images

En los próximos 20 años, los tres glaciares montañosos más importantes de África podrían desaparecer debido al cambio climático inducido por el hombre, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicado este martes.

El informe detalla que más de 1,000 millones de personas en todo el continente africano se verán afectadas por la subida del nivel del mar, inundaciones y sequías producto del cambio climático.

El monte Kenia, las montañas Rwenzori en Uganda y el imponente Kilimanjaro en Tanzania no son lo suficientemente grandes para convertirse en fuentes de agua, por lo que el deshielo que están sufriendo provocarían inundaciones importantes. La ONU calcula que para el 2030 el monte Kenia se convertirá en “la primera cadena montañosa que perdió sus glaciales producto del cambio climático”.

Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), indicó en el informe que la eventual pérdida de glaciales indica un “cambio irreversible” en el medio ambiente.

Según el informe, más de 15 países reportaron fallecimientos y desplazamientos masivos de personas debido a constantes inundaciones repentinas. En el sureste de África sucede totalmente lo contrario, la sequía extrema y las elevadas temperaturas han provocado estragos en países como Madagascar, que actualmente enfrenta una crisis humanitaria producto de esos factores.

La ONU indica que el 2020 fue el año más caluroso jamás registrados en todo el continente africano. También indicaron que el nivel del mar subió 4.5 milímetros el año pasado.

El informe expone además que las sequías severas o las inundaciones repentinas en la región podría aumentar la seguridad alimentaria hasta en un 20% en las poblaciones subsaharianas.

Para las Naciones Unidas, el COVID-19 es otra de las grandes amenazas para África, tan importante como el cambio climático. Desde el inicio de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha registrado más de seis millones de casos positivos y cerca de 150,000 fallecidos. Sin embargo, solo se han podido documentar poco más del 10% de las infecciones en todo el continente.

“Junto con la recuperación por el COVID-19, mejorar la resiliencia climática es una necesidad urgente y continua. Las inversiones son particularmente necesarias en el desarrollo de capacidades y la transferencia de tecnología, así como en la mejora de los sistemas de alerta temprana de los países, incluidos los sistemas de observación meteorológica, hídrica y climática”, concluyó Taalas.

Lee también:
Delegado de Biden en México defendió ante AMLO la energía eólica y solar
Florida pide recursos tras muerte de cerca de 1,000 manatíes este año
Veinticuatro países se unen a Estados Unidos para reducir el metano en el mundo