Rivian es interrogada sobre medio ambiente y derechos humanos antes de celebrar su oferta pública

Marcada por un inicio lleno de éxitos, Rivian se aproxima a realizar su oferta pública, pero ahora ha despertado ciertas dudas relacionadas con el medio ambiente y los derechos humanos

En la actualidad, Rivian se ha convertido en una de las empresas emergentes más importantes del sector automotriz.
En la actualidad, Rivian se ha convertido en una de las empresas emergentes más importantes del sector automotriz.
Foto: Rivian / Cortesía

En los últimos días, Rivian ha estado presionada por SOC Investment Group, un asesor de fondos de pensiones asociado a un sindicato, en cuando a sus políticas medioambientales y de derechos humanos, según informó Reuters. Esta compañía automotriz emergente, la más exitosa del mercado hasta ahora gracias a la inversión de otras compañías poderosas como Amazon y Ford, enfrenta las exigencias de esta organización preocupada por la forma en que Rivian maneja dichos temas en su cadena de suministro. Las exigencias de SOC Investements Group llegaron a Rivian a través de una carta que fue enviada a su junta directiva el pasado miércoles.

Foto de una camioneta R1T de Rivian en la línea de producción
Recientemente, Rivian celebró el inicio de la producción de su camioneta eléctrica R1T./ Foto: cortesía Rivian.

Dicha carta fue también enviada a Reuters, quien compartió algunos fragmentos: “No abordar los posibles abusos de los derechos humanos y los daños ambientales asociados con el ciclo de vida de la batería expone a Rivian a importantes riesgos regulatorios, de litigio y de reputación”, declaró en la misiva el CEO de SOC, Dieter Waizenegger, exigiendo una respuesta pronta del fabricante y fijando, como fecha tope, el 3 de noviembre de este año, antes de que la compañía introduzca su oferta pública (OPI), la cual será un gran éxito según pronostican los expertos.

Foto de la R1T de Rivian durante el día
El R1T es el primer vehículo completamente eléctrico fabricado por Rivian. Le sigue el R1S, un SUV también eléctrico./ Foto: cortesía Rivian.

En pocas palabras, SOC Investment Group exige a Rivian que vigile su cadena de suministro y que implemente políticas que prevengan la violación de derechos humanos o el impacto ambiental, dos problemas profundamente relacionados con la explotación de metales pesados en minas ubicadas, principalmente, en la República Democrática del Congo.

En los últimos años, las baterías para autos eléctricos han generado el reclamo de los grupos ambientalistas y los defensores de los derechos humanos, debido a todo lo que se encuentra detrás de su producción: el uso de mano de obra infantil en la extracción de sus componentes, las condiciones infrahumanas de las minas y los sitios de trabajo y las emisiones contaminantes propias de la minería, entre otras situaciones que contrarrestan sus beneficios.

En los últimos días, Tesla, la principal competencia de Rivian, declaró que usará otros componentes para sus autos de rango estándar con la intención de hacerlos más asequibles y también frenar este tipo de abusos que, aunque ocurren muy lejos de la industria, son causados por su demanda de energía.

También te puede interesar: Rivian implementa un fondo llamado “Forever” para respaldar iniciativas ambientalistas