Científicos hallan la fórmula para ser un mejor corredor

Nuevo estudio señala que contrario a lo que afirman múltiples entrenadores, el distraerse al correr y no "escuchar al cuerpo" genera mejores resultados físicos y psicológicos

Cuanto más escuchan los corredores a sus cuerpos, más agotadora puede resultar la carrera, tanto física como psicológicamente.
Cuanto más escuchan los corredores a sus cuerpos, más agotadora puede resultar la carrera, tanto física como psicológicamente.
Foto: Quinn Rooney / Getty Images

Un nuevo estudio sugiere que para que correr luzca más fácil, se recomienda prestar atención a cualquier cosa que no sea su cuerpo.

La investigación, realizada entre corredores principiantes, indica que el enfoque mental del corredor afecta la calidad del desplazamiento.

Cuanto más atentamente escuchan los corredores a sus cuerpos, más agotadora puede resultar la carrera, tanto física como psicológicamente.

Por el contrario, cuanto más se distraiga el corredor de lo que hacen sus cuerpos durante el recorrido su carrera será más fácil y su rendimiento será mejor.

Esta investigación contradice consejos populares entre los entrenadores tales como prestar atención a lo que sucede dentro del corredor, concentrarse en la forma y técnica, escuchar su respiración o contar los pasos por minuto.

Estos resultados se alinean con una teoría ampliamente aceptada en la ciencia del ejercicio conocida como la Hipótesis de Acción Restringida, el cual sugiere que nuestros cuerpos saben cómo moverse mejor que nuestras mentes conscientes. Cuanto más nos concentramos o le decimos conscientemente a nuestro cuerpo qué hacer, sugiere esta teoría, menos fluido y eficiente se vuelve nuestro movimiento.

El nuevo estudio, que se publicó en el Journal of Motor Learning and Development, los investigadores de la Universidad de Tennessee en Knoxville y la Universidad Shahid Beheshti en Teherán, Irán, decidieron ver si los corredores se desempeñarían de manera más efectiva si fueran distraídos, en comparación con si se sintonizaran con lo que estaba sucediendo al interior de sus cuerpos.

Comenzaron reclutando alrededor de una docena de mujeres jóvenes, sanas, activas y familiarizadas con la carrera, aunque ninguna corría con regularidad.

Las participantes corrieron durante seis minutos a la vez, a aproximadamente el 70 por ciento de su velocidad máxima, mientras que los científicos monitoreaban su consumo de oxígeno, cantidad de lactato en el torrente sanguíneo y sus sentimientos sobre la dificultad de cada carrera.

En una sesión se concentraron en los músculos de sus pies, en otra contaron sus pasos y en un tercer recorrido contaron de tres en tres y finalmente en una cuarta prueba observaron un juego de baloncesto.

Cuando los científicos luego compararon las reacciones físicas y emocionales de las mujeres a cada carrera, encontraron que los resultados obtenidos al ver videos superaban ampliamente a las prácticas en que se concentraron en su cuerpo.

También les dijeron a los investigadores que cuando vieron los videos, se sintieron menos tensas.

Su carrera se sintió más difícil, por otro lado, cuando prestaron atención a sus músculos.

En esencia, la peor estrategia para los corredores fue “pensar en sus movimientos”, dijo Jared Porter, profesor de movimiento humano en la Universidad de Tennessee, quien supervisó el nuevo estudio. Una opción mucho mejor era pensar en algo, en cualquier otra cosa.

Leer más
* Pareja corre contra la diabetes hoy en el maratón de Los Ángeles
* Entrenadora deportiva comparte trucos de solo 1 minuto para estar en forma
* 12 ejercicios con mancuernas para continuar el entrenamiento desde casa