Caravana migrante varada en el sur de México logra acuerdo con el gobierno

Los migrantes de la nueva caravana negociaron con autoridades migratorias de México para normalizar su situación y poder quedarse y trabajar en el país

Familias migrantes se registran con el Instituto Mexicano de Inmigración para continuar en el país.
Familias migrantes se registran con el Instituto Mexicano de Inmigración para continuar en el país.
Foto: Juan Manuel Blanco / EFE

TAPACHULA, México – La nueva caravana migrante con miles de migrantes haitianos y centroamericanos que estaba varada en Chiapas, en el sur mexicano, logró este martes negociar con el Instituto Nacional de Migración (INM), mientras que la primera caravana se mantiene en el estado de Veracruz.

Los migrantes, que pretendían llegar a la Ciudad de México, aceptaron ser trasladados a 10 estados del país y continuar con su proceso de regularización con la opción de poder trabajar legalmente en territorio mexicano.

La caravana de migrantes se mantuvo cinco días en tránsito por Chiapas, recorriendo 107 kilómetros (unas 66 millas) desde Tapachula hasta Mapastepec.

Héctor Martínez Castuera, director general de las oficinas de representación del INM, aseguró que esta dependencia ha tenido siempre la disposición de atender a todos los migrantes que de forma irregular pisan el país, orillados por cuestiones de violencia miseria, pobreza y desastres naturales.

“Ahora que están en nuestro país pretendemos que tengan una estancia regular”, indicó Martínez .

Los migrantes ahora serán trasladados en autobuses que los llevarán a los estados de Puebla, Estado de México, Hidalgo, Querétaro, Colima, Jalisco, Guerrero y Guanajuato, donde les entregarán sus tarjetas y podrán acceder a una oportunidad de empleo.

Avance incierto

Pethuel es uno de los migrantes haitianos que caminaron más de 100 kilómetros desde Tapachula, en la frontera con Guatemala, de donde salieron la semana pasada unos 2,000 originarios de Haití.

En este grupo viajan cientos de niños y mujeres que han resentido las altas temperaturas, la falta de agua y las úlceras que se les han formado en los pies.

“A pesar de todo me siento bien y queremos llegar a nuestro destino”, indicó el migrante haitiano, quien aceptaría la visa humanitaria para transitar por el país.

Los migrantes han abandonado Tapachula por el caos en las oficinas del INM y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) del Gobierno, que afrontan un retraso en la entrega de documentos.

Tan solo este martes, los miles de migrantes haitianos realizaron un bloqueo en la carretera frente al Estadio Olímpico de Tapachula para exigir la agilización de los trámites.

La primera caravana resiste en Veracruz

Paralelamente, la caravana que la pasada semana llegó a Veracruz, estado del oriente del país, se encuentra este martes avanzando a pie desde el poblado de Cruz del Milagro hacia el norte de esta región, una de las más peligrosas del país.

Tomaron la carretera que lleva a Córdoba, aunque este destino está todavía muy lejos – a más de 200 kilómetros- por lo que harán varias paradas durante el camino y se espera que este miércoles lleguen al municipio de Juan Rodríguez Clara. Los migrantes lo hicieron, como en días pasados, vigilados por las fuerzas de seguridad y también apoyados por cuerpos médicos. Esta caravana estaría ahora formada por varios centenares de personas -se estima que unos 600- que andan con un clima cambiante, entre el frío y la lluvia.

Centenares de ellos se han sumado a la propuesta del INM de regularizar su estancia y abandonar el contingente.

Esta caravana avanza mientras la región vive un flujo migratorio récord hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) “encontró” más de 1.7 millones de indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021, que terminó el 30 de septiembre.