En Austin, un manager de local y 4 empleados de Chipotle llegaron al límite y renuncian al final de su turno

Cinco trabajadores que había en un Chipotle de Texas, incluido el gerente general, renuncian después de que el restaurante se descontrolara; las condiciones serían “imposibles” y el gerente dijo que ese trabajo literalmente “lo mataría”

El gerente de un Chipotle en Texas dice trabajaba regularmente 80 horas a la semana y en ocasiones más tiempo.
El gerente de un Chipotle en Texas dice trabajaba regularmente 80 horas a la semana y en ocasiones más tiempo.
Foto: Shutterstock

Cinco trabajadores de un Chipotle en Austin, Texas, llegaron al punto de quiebre y decidieron renunciar al restaurante al final de su turno de 16 horas después de limpiar la tienda.

Entre el grupo de empleados que renunció al Chipotle de Scofield Farms el domingo 14 de noviembre, se incluye un gerente general y un gerente de cocina.

El colapso vino con la presión que había para atender al mayor el número de clientes en el restaurante, además de los pedidos en línea, con un mínimo de empleados.

Peter Guerra, quien se desempeñaba como gerente general del restaurante y llevaba cinco años trabajando para Chipotle, contó a Insider que no había suficiente personal como para atender los pedidos de ambas líneas.

Guerra dijo que estaba programado para trabajar regularmente 80 horas a la semana, y con frecuencia trabajaba más tiempo para cubrir a los empleados que renunciaban.

El sábado 13 de noviembre, los pedidos digitales del restaurante se acumulaban y al mismo tiempo una fila de clientes llegaba hasta la puerta. La situación llegó al punto en la que el gerente tuvo que cerrar el comedor para centrarse solo en los pedidos digitales. Lo que sucedía era tan evidente que hasta los clientes se mostraron comprensivos.

Para el día siguiente no había un mejor panorama, sólo estaba programado que trabajara otra persona, de nuevo Guerra tuvo que cerrar el comedor y tomó la decisión de renunciar al final de dicha jornada, pensando que de seguir así la situación le haría daño, literalmente lo mataría.

James Williams, el gerente de cocina que también renunció el domingo, dijo que lo estiraron “infinitamente demasiado” para que atendiera la cocina y el comedor.

A la compañía no le importaría si había suficientes empleados para cocinar y atender los pedidos de tantos clientes a la vez. Según Guerra, pareciera que en realidad querían que fracasara.

A falta de personal, el Chipotle de Austin no abrió el lunes 15 de noviembre, volvió a abrir al día siguiente, aunque suspendió por varios días los pedidos en línea.

Más empleados cansados de Chipotle

A principios de noviembre, también renunciaron la mitad de trabajadores de un Chipotle en Kentucky, incluido el gerente. El restaurante tuvo que cerrar de manera temporal.

De acuerdo a Newsweek, una exgerente de servicios llamada Sidney Plogsted dijo que los empleados fueron empujados a sus “puntos de ruptura” y se esperaba que trabajaran de 50 a 70 horas a la semana.

Plogsted señalo que sufrieron malos tratos de los clientes, les arrojaron comida y les dijeron cosas degradantes por algo tan simple como un orden en mal estado.

“¡Sea amable con los trabajadores de la comida rápida! Son personas, con familias, emociones y vidas fuera de donde trabajan, no robots”, pidió la exgerente.

Te puede interesar:
“No me pagan lo suficiente para escucharte”: trabajador de Dunkin’ muestra su sueldo de “miseria” en redes
Dueña de franquicia de Subway sacó a su hijo de la escuela para trabajar en el restaurante por falta de personal
Chick-Fil-A es amable… pero no con sus empleados, según una ex trabajadora que renunció al tercer día
Restaurante de Salt Bae quiere chef con paga de $14 la hora para preparar filetes de más de $1,500