Latinos del sur de Los Ángeles piden más representación y que sus voces se escuchen

En particular le pidieron al concejal Harris-Dawson que dé la cara por la comunidad latina, y no se deje llevar por intereses políticos

Francisco Rivera, uno de los líderes que pide más inversión para el sur de Los Ángeles. (Araceli Martínez/La Opinión)
Francisco Rivera, uno de los líderes que pide más inversión para el sur de Los Ángeles. (Araceli Martínez/La Opinión)
Foto: Araceli Martínez / Impremedia

Líderes de varias organizaciones que representan a latinos, indígenas, afroamericanos y otras minorías del sur de Los Ángeles pidieron al concejal Marqueece Harris-Dawson que realmente abogue por los intereses de la comunidad latina, afroamericana, nativos y otras minorías marginadas.

Esto luego de un pleito por el rediseño de los distritos 8 y 9 del Concejo de Los Ángeles, y el intento frustrado del concejal Harris Dawson por llevarse a la Universidad del Sur de California (USC) a su distrito 8, y quitárselo al 9. No lo consiguió porque la mayoría de los concejales votaron este miércoles 1 de diciembre, porque los mapas se mantuvieran iguales en ambos distritos.

“Desgraciadamente no tenemos una representación política adecuada. Por eso hacemos un llamado a los funcionarios electos para que escuchen nuestra voz y se reúnan con nosotros”, dijo Francisco Rivera, líder de la National Central American Roundtable. 

Señaló que participaron en el proceso de rediseño de distritos electorales hace 10 años y este año lo hicieron de nuevo.

“Hemos visto con mucha tristeza la disputa entre el distrito 8 y 9 por quedarse con la maquinaria económica que representa la USC (Universidad del Sur de California) y los museos”.

Y lamentó que sean pocos los latinos que participaron en el proceso de diseño de los mapas electorales lo que les permite abogar por sus derechos civiles, migratorios, económicos y políticos. 

“Quiero hacer un llamado a los latinos y latinas de los distritos 8 y 9 a alzar su voz y participar para generar la unidad y un cambio”.

Raúl Claros de la organización California Rising y fundador de la Coalición Latina de LA. (Araceli Martínez/La Opinión)

Los líderes se reunieron afuera del Ayuntamiento de Los Ángeles para pedir a los concejales que no le quiten al distrito 9 del Concejo, la USC, parques, museos y estadios para dárselos al distrito 8, porque son generadores de ingresos, inversiones y empleos. 

“El CD9 es el hogar de la más grande concentración de angelinos que viven en la pobreza con 40% por debajo del nivel federal. Es uno de los distritos más marginados y desatendidos de la ciudad”, dijo Ingrid Rivera-Guzmán, presidenta de la Latino Coalition. 

El proceso de rediseño de distritos ha hecho que dos de los distritos del Concejo de la ciudad de Los Ángeles, más oprimidos como son el 8 y 9 peleen entre sí por quedarse con la USC. 

El distrito 8 es representado por Harris-Dawson y el distrito 9 por Curren Price. Ambos líderes afroamericanos representan en su mayoría a latinos, pero también a afroamericanos e indígenas. 

Tanto el CD8 como el CD9 han soportado políticas racistas destinadas a privar de sus derechos de forma desproporcionada a las personas de color. Ambos distritos han experimentado políticas discriminatorias, guerras contra las drogas y el crimen, desinversión económica y ahora se enfrentan a la gentrificación y el desplazamiento”, dijo Rivera-Guzmán.

Francisco Rivera, Ingrid Rivera-Guzmán y Raúl Claros. (Araceli Martínez/La Opinión)

Indicó que en dos ocasiones el concejal Harris-Dawson les ha cancelado una cita para reunirse. “La última vez a menos de 24 horas de celebrarse con el mensaje de que no se reuniría con nosotros, porque no apoyamos que USC sea parte del distrito 8”.

Mencionó que lamentan mucho que esto esté ocurriendo porque ellos lo apoyaron en su campaña para que fuera concejal, y ahora que necesitan ser escuchados, no tienen respuesta, cuando él debe prestar atención a todas las voces en el proceso de diseño de distritos.

El distrito 9 es el hogar de un 78% de latinos y un 13% de afroamericanos, comunidades que dependen de los empleos, el turismo y la inversión de recursos generados por los acuerdos de beneficio comunitario con la universidad y las instalaciones cercanas. “Eliminarlos causaría un gran daño a las comunidades indígenas, inmigrantes, latinas y afroamericanos que llaman hogar al distrito 9”, dijo Rivera.

“Pedimos al distrito 8, cuya población es 33% afroamericana y 58% latina se solidarice con las comunidades del distrito 9”.

Además los líderes abogaron porque los residentes de CD8 tengan acceso a los beneficios comunitarios que resultan de la asociación de la Ciudad de Los Ángeles con la USC y otros proyectos de desarrollo en el área. 

Exigieron que el Ayuntamiento de Los Ángeles invierta tanto en el distrito 8 como en el distrito 9 durante la próxima década para garantizar que se brinde justicia económica restaurativa y que las comunidades no tengan que luchar entre sí por los recursos.

La decisión final sobre los mapas de los distritos 8 y 9 fue decidida por los concejales. Con un voto de 13 a favor y uno en contra del concejal Harris-Dawson, quedaron como estaban. La USC y los museos siguen dentro del distrito 9 de Curren Price.

El concejal Marqueece Harris-Dawson quería llevarse la USC a su distrito. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Raúl Claros de la organización California Rising y fundador de la Coalición Latina de LA, dijo que les han molestado las palabras de Dawson porque se concentra en la comunidad afroamericana, cuando la mayoría es latino en su distrito.

“Es un concejal que hemos apoyado, lo hemos respaldado dos veces cuando ha competido por el mismo puesto, y nos dejó botados. No se ha querido reunir con nosotros”.

Enfatizó que quieren que se reúna de inmediato con ellos y les pida una disculpa.

“Los latinos estamos unidos en el sur de Los Ángeles, y queremos estar unidos con la comunidad afroamericana para avanzar”.

Rivera terminó haciendo un llamado a la unidad y al diálogo, y deplorando que el concejal Harris-Dawson no quiera dialogar con un grupo que él representa en el Concejo y es grande.

“Su pelea es para tener activos en el distrito 8 quitándoselos al distrito 9, pero por qué no va y le pelea el aeropuerto al distrito 11 del concejal Mike Bonin. Eso no lo intenta porque ellos son amigos y se protegen entre sí sus intereses políticos. Pero entre ellos nos quieren afectar a nosotros”.

La Opinión se encuentra a la espera de un comentario del concejal Harris-Dawson sobre las declaraciones de los líderes latinos.