Pentágono informa de aumento de ovnis en los últimos 20 años: “Queremos saber qué hay ahí fuera”

"Los UAPs son inexplicables, es cierto. Pero son reales": en una rara audiencia, el Pentágono informó que los avistamientos de ovnis son "frecuentes y continuos", y que algunos no pueden explicarse.

Scott Bray señala un vídeo de un "sobrevuelo" mientras declara ante la audiencia sobre "Fenómenos aéreos no identificados".
Scott Bray señala un vídeo de un "sobrevuelo" mientras declara ante la audiencia sobre "Fenómenos aéreos no identificados".
Foto: JOEY ROULETTE/REUTERS / Deutsche Welle

En la primera audiencia sobre “objetos voladores no identificados” en medio siglo, dos altos funcionarios de la inteligencia de defensa de Estados Unidos dijeron este martes (18.05.2022) que el Pentágono está comprometido con la determinación de los orígenes de lo que llama “fenómenos aéreos no identificados” (UAPs, por sus siglas en inglés) –comúnmente denominados objetos voladores no identificados (ovnis)–, pero reconocieron que muchos siguen estando más allá de la capacidad del Gobierno para explicarlos.

Asimismo, aseguraron que un número creciente de objetos no identificados han sido reportados en el cielo en los últimos 20 años. “Desde el inicio de los años 2000, hemos observado un número creciente de objetos no autorizados o no identificados”, dijo Scott Bray, director adjunto de inteligencia naval de Estados Unidos.

400 casos de “fenómenos aéreos no identificados”

El funcionario atribuye esta alza a los “esfuerzos considerables” del Ejército estadounidense dirigidos a “desestigmatizar el acto de reportar dichos encuentros”, así como a los avances tecnológicos.

Bray, dijo que el número de UAPs catalogados oficialmente por un grupo de trabajo del Pentágono recientemente formado ha aumentado a 400 casos.

En la audiencia, ambos funcionarios eligieron cuidadosamente sus palabras al describir el trabajo del grupo de trabajo, incluyendo la cuestión del posible origen extraterrestre, que Bray dijo que los analistas de defensa e inteligencia no habían descartado.

Bray sí dijo que “no tenemos ningún material, no hemos detectado ninguna emanación, dentro del grupo de trabajo UAPs que sugiera que es algo de origen no terrestre”.

En junio de 2021 la inteligencia de Estados Unidos ya había afirmado en un reporte que no había pruebas de la existencia de extraterrestres en los cielos, pero reconocía que decenas de fenómenos constatados por pilotos militares no tenían ninguna explicación. “No hacemos presunciones sobre lo que es o no es”, señaló Bray.

El informe de 2021, una “evaluación preliminar” de nueve páginas realizada por la Oficina del director de Inteligencia Nacional y un grupo de trabajo dirigido por la Armada, decía que el 80 % de los casos de UAPs que revisó se registraron en múltiples instrumentos.

Amenazas a la seguridad nacional

Ambos funcionarios prometieron que el Pentágono seguiría las pruebas dondequiera que se encontraran y dejaron claro que el interés principal es hacer frente a posibles amenazas a la seguridad nacional.

Durante la audiencia del martes, Bray presentó dos vídeos del UAPs. Uno de ellos mostraba objetos parpadeantes con forma de triángulo en el cielo, que posteriormente se determinó que eran artefactos visuales de la luz que pasaba por las gafas de visión nocturna. El otro mostraba un objeto esférico y brillante que pasaba por la ventana de la cabina de un avión militar, una observación que, según Bray, seguía sin tener explicación.

Algunos fenómenos podrían explicarse por la presencia de drones o aves que crean confusión en los sistemas de radar. Otros pueden ser el resultado de ensayos de equipos o tecnologías militares efectuados por otras potencias, como China o Rusia, aseguró.

Casos “no resueltos”

El informe de 2021 incluía algunos UAPs revelados en un vídeo del Pentágono publicado anteriormente de objetos enigmáticos que mostraban una velocidad y maniobrabilidad que superaban la tecnología de aviación conocida y carecían de medios visibles de propulsión o superficies de control de vuelo.

Bray dijo que esos incidentes, incluyendo uno descrito por los pilotos de la Armada como parecidos a caramelos de menta Tic Tac voladores, se encuentran entre los casos aún categorizados como “no resueltos”.

“Inexplicables pero son reales”

“Los fenómenos aéreos no identificados son una amenaza potencial de seguridad nacional y deben ser evaluados en ese sentido”, dijo el representante demócrata Andre Carson, quien estaba a cargo de presidir el panel de la audiencia, y quien subrayó la importancia de tomarse en serio los UAPs.

“Los UAPs no tienen explicación, es cierto. Pero son reales”, dijo Carson, planteando la preocupación de que los funcionarios del Pentágono se han centrado previamente en “la fruta fácil”, los casos que son relativamente fáciles de explicar, mientras que “evitar los que no se puede explicar.”

“¿Podemos obtener algún tipo de garantías de que sus analistas seguirán los hechos hasta donde los lleven y evaluarán todas las hipótesis?” preguntó Carson al otro alto funcionario en la audencia, Ronald Moultrie, que supervisa el último equipo de investigación de la UAP con sede en el Pentágono como subsecretario de defensa de los Estados Unidos para la inteligencia y la seguridad.

“Absolutamente”, respondió Moultrie. “Estamos abiertos a todas las hipótesis. Estamos abiertos a todas las conclusiones que podamos encontrar”.

“Queremos saber lo que hay ahí fuera tanto como usted quiere saber lo que hay ahí fuera”, dijo Moultrie, reconociendo que creció como un entusiasta de la ciencia-ficción.

El grupo de trabajo de la Marina que participó en el informe del año pasado fue sustituido en noviembre por una unidad del Pentágono denominada Grupo de Identificación y Gestión de Objetos Aerotransportados.