Cómo utilizar el asistente virtual de Google para mejorar tu trabajo

El asistente de Google es una herramienta pensada para facilitar la vida de los usuarios al permitirles utilizar comandos de voz para agilizar ciertas tareas

El asistente virtual de Google puede ser activado utilizando el comando de voz "Ok Google"
El asistente virtual de Google puede ser activado utilizando el comando de voz "Ok Google"
Foto: Shutterstock

Los asistentes virtuales son una de las tendencias que dominan actualmente el mercado de dispositivos móviles. Un ejemplo de ello es el asistente virtual de Google, el cual permite a los usuarios interactuar con sus equipos a través de comandos de voz.

Este funciona de manera similar a los asistentes de otras compañías, tal como el caso de Apple con Siri. No obstante, a diferencia de este el ecosistema de dispositivos en los que puede ser utilizado es mucho mayor, ya que abarca todos aquellos aparatos con sistema operativo Android, lo cual incluye desde teléfonos, pasando por tablets, hasta televisores.

Para poder utilizar el asistente, existen múltiples alternativas, siendo la más común y usada por el público la de hacer uso de comandos de voz al decir en voz alta, la frase “Ok Google”. En este punto, además de activarse, el asistente preguntará qué desea el usuario de forma que este pueda indicar un comando de voz para que el programa de una respuesta.

Un ejemplo de esto puede ser solicitarle al asistente que marque un número de teléfono determinado, que abra una aplicación, o que envíe un mensaje de texto o un correo electrónico.

Otra alternativa, al menos en los teléfonos celulares, para activar esta función es presionando por varios segundos el botón de menú del equipo. 

En el caso del asistente de Google, a fin de que el sistema tenga una mayor probabilidad de éxito al interpretar los comandos de voz del usuario, este puede ofrecer una muestra de su voz para que el sistema aprenda cómo es su forma de hablar. Esto se logra mediante la lectura, en voz alta, de un texto proporcionado por Google.

No obstante, el cumplir con este paso no garantiza que el asistente comprenda lo que dice el usuario en el 100% de las oportunidades, de forma tal que es posible que en determinadas ocasiones le solicite que repita el comando a fin de poder ejecutarlo.

De igual forma es necesario tomar en cuenta que todos los comandos de voz utilizados al hablar con el asistente de Google son grabados y forman parte del historial de búsqueda que la compañía almacena de cada uno de sus usuarios en todo el mundo.

Se espera que conforme se continúen produciendo avances tecnológicos, los asistentes virtuales sigan evolucionando y ofreciendo una mayor cantidad de funcionalidades.

Esto también te puede interesar:
Google eliminará el registro de visitas a clínicas de aborto para proteger a sus usuarios
Google ofreció pagar $90 millones para resolver demanda antimonopolio
Lens: cómo utilizar el servicio de búsqueda por imágenes de Google