Andy Ruiz en su mejor momento físico podría ir por el cinturón que dejará vacante Tyson Fury

En 2019 el californiano Andy Ruiz tocó el cielo al ganar el campeonato peso pesado que en aquel momento estaba en posesión de Anthony Joshua, pero malas decisiones e indisciplina se lo arrebataron ese mismo año. Ahora es otro y podría ir por el cinturón que dejará vacante Tyson Fury con su retiro

Andy Ruiz, boxeador californiano de raíces mexicanas.
Andy Ruiz, boxeador californiano de raíces mexicanas.
Foto: TIMOTHY A. CLARY / AFP / Getty Images

De cara su próxima pelea contra Luis ‘King Kong’ Ortiz, Andy Ruiz sigue trabajando duro en el gimnasio, bajo la mirada disciplinada de Alfredo Osuna y las exigencias físicas que le impone Munir Somoya.

El ‘Destroyer’ ha mostrado un increíble cambio físico, muy diferente a aquel pasado de peso y forma deplorable que no parecía poder ganarle a ninguno de la categoría peso pesado. Todo inició cuando se unió al gimnasio de San Diego del ‘Canelo Team’ con Eddy Reynoso, y ahora continúa con su campamento aparte.

A través de su perfil en la red social Instagram, el californiano siempre sube publicaciones en las que exhibe su extraordinario estado de forma. En 2019 tocó el cielo al arrebatarle a Anthony Joshua el unificado de peso pesado (AMB, FIB y OMB), pero ese mismo año perdió los cinturones en la revancha.

Pero con el recién anunciado retiro de Tyson Fury, podría dársele la oportunidad de ir por un unificado mayor, aunque el presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Mauricio Sulaimán, no ha anunciado que pasará con el fajín de su organización.

Pero los problemas de Ruiz, más allá del ring, pasan por su mentalidad. Se le ha visto disciplinado, enfocado, fuerte, con un autoestima muy alto (no le importa le llamen gordo), pero para ir por el campeonato deberá sacrificar sus vicios de personalidad, como la soberbia y la arrogancia, como lo reveló Abel Sánchez, su ex entrenador.

Otro aspecto que se comentó fue que presuntamente Andy Ruiz no tiene constancia ni disciplina en machacarse en el gimnasio: “El problema de él es que no todo el tiempo quiere entrenar”, asegura Sánchez.