La Opinión apoya a Karen Bass para alcaldesa de Los Ángeles

En la crisis que atraviesa actualmente Los Ángeles, Karen Bass nos da esperanza de que las soluciones solidarias y conjuntas son factibles y que un cambio positivo es posible

La congresista demócrata Karen Bass prestará juramento como  alcaldesa de Los Ángeles en diciembre. (cortesía)
La congresista demócrata Karen Bass prestará juramento como alcaldesa de Los Ángeles en diciembre. (cortesía)
Foto: copyright

El reciente escándalo en el Concejo municipal de Los Ángeles, a raíz del descubrimiento de una grabación donde tres concejales latinos emitieron juicios racistas sobre comunidades y colegas, exige que el próximo alcalde de esta metrópolis sea una persona experimentada, capaz de unificar a las comunidades y de iniciar un proceso de sanación social y política que probablemente llevará años en culminar. 

Por eso, Los Ángeles necesita que su próxima alcaldesa sea Karen Bass. Es la persona más indicada para sanar las fracturas en la sociedad angelina.

En el enfrentamiento entre los dos finalistas a la candidatura, Bass y el magnate Rick Caruso, este último se presenta como un hombre de negocios exitoso, capaz de mejorar las finanzas de la ciudad; como un hombre fuerte, que arrancará de cuajo la corrupción de City Hall, para que la ciudad goce del mismo éxito que él ha tenido como hombre de negocios y activista. 

Bass y Carusso tienen mucho en común y cada uno en su ámbito, han beneficiado a la ciudad.  

Pero Karen Bass ha sido activista comunitaria por excelencia por décadas. Ha dedicado su vida pública a la cooperación entre las comunidades afroamericana y latina en el sur centro de Los Ángeles, donde fundó la organización bien llamada Community Coalition. Desde allí se dedicó a combatir los problemas más agudos que aquejan a la población, como el abuso de sustancias, la pobreza y la delincuencia.

Bass, nacida en Los Ángeles e hija de un cartero sindicalizado, es enfermera de profesión y trabajó en la Sala de Emergencias del condado de Los Ángeles. Tiene también una maestría en trabajo social de la Universidad del Sur de California (USC). 

Ha servido a su distrito en la Asamblea Legislativa de California entre 2004 y 2010. En sus dos últimos años fue la presidenta de la Asamblea. Fue la primera mujer afroamericana en llegar a esta posición, y establecería el mismo precedente si es elegida alcaldesa.  Uno de los puntos sobresalientes de su década en la Legislatura californiana fue la expansión de la cobertura médica. 

En 2011 llegó al Congreso de Estados Unidos con el 85% de los votos. En cada una de sus cuatro campañas recibió más del 80%. 

En Washington siguió llevando adelante la cooperación de las comunidades afroamericana e hispana en el plano de la distribución de ayuda médica durante la pandemia del COVID-19, bajo la presidencia de Donald Trump. 

Parecería que toda su experiencia en la vida le ha llevado a esta coyuntura de la vida en donde la función de alcaldesa le es natural.  

¿Cómo ve los desafíos que enfrentará en la ciudad? Dice que en este momento se trata de curar la fractura revelada en las relaciones entre los grupos de la ciudad. Confía en su capacidad de hacerlo, porque esta no es la primera vez que sucede; Los Ángeles ha vivido muchas décadas de racismo estructural. 

La ciudad, dice Bass, debe ser más asequible, igualitaria y segura. 

Porque “una ciudad donde solo los ricos se hacen más ricos, mientras que los trabajadores luchan por llegar a fin de mes está condenada”.

Hasta hace pocos días, el tema principal de la campaña era la crisis de desamparo. Hay 40,000 homeless en la calle, de ellos el 72% son afroamericanos y latinos. Para Bass, la primera prioridad es evitar que las personas caigan en la indigencia, especialmente, dijo a la junta editorial de este diario, porque a partir de febrero o marzo, una vez que el dinero de ayuda destinado por el Congreso se acabe, muchas más personas se quedarán sin casa. 

Enumera las razones del desamparo: enfermedad mental, encarcelamiento, restricción de ex delincuentes, mujeres abusadas, ex prostitutas, veteranos de guerra. Promete ocuparse de cada segmento y de reducir la burocracia. 

Son compromisos serios para un tema urgente. 

Karen Bass reconoce, al igual que su rival Caruso, que para ganar las elecciones, “debemos ganarnos el voto latino”, porque “Los Ángeles no puede prosperar a menos que nuestra comunidad latina también prospere”. Y promete que la representación latina va a estar en todos los aspectos de su administración. 

Creemos que, efectivamente, la comunidad latina tendrá en ella una aliada. 

En la crisis que atraviesa actualmente Los Ángeles Karen Bass nos da esperanza de que las soluciones solidarias y conjuntas son factibles y que un cambio positivo es aún posible. 

Por eso, el 8 de noviembre, ¡vota por Karen Bass como alcaldesa de Los Ángeles!