Cientos cruzan a California en busca de ofertas de viernes negro

La inflación no detiene a los compradores que aprovechan los descuentos

Mexicanos llegan a San Diego buscando las ofertas de Black Friday.
Mexicanos llegan a San Diego buscando las ofertas de Black Friday.
Foto: Manuel Ocaño / Impremedia

Miles de consumidores de la frontera mexicana cruzaron este Viernes Negro al sur de California en busca de ofertas y, aunque consideraban que en realidad los artículos tenían precio regular, terminaron por regresar a casa con bolsas con regalos y prendas para estrenar.

“Tiene truco”, dijo a La Opinión la señora Ana Patricia García, quien cruzó a San Ysidro con su esposo, “nosotros venimos hace una semana a la misma tienda en la que acabamos de comprar y ahorita tienen los mismos precios que el viernes pasado”.

Sin embargo la pareja había adquirido tantos artículos que tenían que usar un pequeño carrito para llevar parte de sus compras, y el resto lo cargaba en voluminosas bolsas en las manos.

“Mire lo que hacen”, dijo la señora, “lo que tienen nuevo son los letreros, entonces le ponen un precio bien alto tachado y le ponen su precio regular como si fuera una súper oferta, dien que es descuento”.
Pero la pareja de cualquier forma había comprado mucho, se le comentó. “Es que, de de todos modos, está más barato que en Tijuana; compramos mucho con la idea de revender para navidad”, dijo.

Según economistas, a apreciación de la señora es más bien acertada. La inflación en Tijuana fue la quincena anterior del 9.66 por ciento, de acuerdo con el Instituto Nacional de Información Estadística y Geográfica (Inegi). La inflación en el sur de California es del 7.5 por ciento, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales.

Los consumidores visitantes al sur de California encuentran los artículos un poco más baratos que al lado mexicano, pero también más variedad.

Kevin Mora cruzó de Tijuana con un amigo a comprar ropa y zapatos deportivos en una tienda especializada en el mayor centro comercial a lo largo de la frontera estadoundiense con México, Puerta de las Américas

Mora coincidió en que “los precios de hoy no están más baratos que los habituales”, pero compró en la tienda de relates de Nike, “porque aquí consigo cosas que no venden en Tijuana, y si acaso las venden, en Tijuana son más caras”.

Esos han sido los motivos principales por los que muchos consumidores cruzaron la frontera para hacer compras de Viernes Negro después de dos años de ventas nulas primero, y luego restringidas en los últimos dos años debido a la pandemia.

Los peores y extensos tiempos de altos contagios devastaron los pequeños comercios de San Ysidro que sobreviven de ventas a los consumidores mexicanos.

El director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro, Jason Wells, informó que unos 200 negocios tuvieron que cerrar por la pandemia y no han vuelto a abrir sus puertas al público.

El dirigente de los comerciantes calcula que a consecuencia de la pandemia en San Ysidro se perdieron unos 2,000 empleos que todavía no se pueden recuperar.

La temporada de ventas altas en la frontera va del Viernes Negro al día de los Santos Reyes Magos en México, el 6 de enero.

Los comerciantes fronterizos de California compiten con sus colegas al lado mexicano que tienen su propia fecha similar al Viernes Negro, el llamado “buen fin” o buen fin de semana, que son días consecutivos con ofertas.

El buen fin inicia una semana antes del viernes negro pero aunque alcanza ventas considerables, no impide que los residentes fronterizos crucen a California en busca de ofertas.

El Presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Tijuana, Julian Palombo Saucedo, dijo que el fin de semana anterior, el buen fin, aumentaron las ventas en 66 por ciento.

El dirigente opinó que el impulso a las ventas se debió tal vez en parte a que en los dos años anteriores la gente redujo e inclusive anuló sus compras por la pandemia.

Pero los consumidores mexicanos reservan recursos para hacer compras en tiendas que no tienen sucursales a su lado de la frontera.

Este viernes negro, por ejemplo, una conocida tienda de ropa interior femenina y lencería y la de ropa y zaparos deportivos tenían las filas más largas de consumidores a la espera para pasar a hacer compras, con más de 300 personas cada una.

Sergio Pimentel, un joven de Tijuana, dijo que “es que, mira, fíjate. Puede que en verdad sí sin precios que aquí son regulares, pero si te fijas, para el Viernes Negro trane toda la nueva mercancía, porque en el día que empiezan las ventas de navidad, entonces encuentro los tenis o una camiseta que la marca vende por primera vez este fin de año”, explicó.