¿Por qué un niño vendedor de empanadas rechazó trabajar con el yerno de Slim?

Por medio de las redes sociales, el yierno de Slim logró comunicarse con los padres del joven, pero negaron el empleo y la beca que éste ofrecía para su hijo

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

¿Por qué un niño vendedor de empanadas rechazó trabajar con el yerno de Slim?
Con la ayuda de redes sociales, Francisco Orihuela Ramírez (izq.) y Arturo Elías Ayub se hicieron amigos.
Foto: Captura

MÉXICO.- Con un solo click en las redes sociales, Arturo Elías Ayub, uno de los hombres más poderosos de México, y Francisco Orihuela Ramírez, el vendedor ambulante de empanadas más joven y hábil del puerto de Acapulco, Guerrero, se hicieron amigos a pesar de que el muchacho rechazó el trabajo y una beca que el empresario ofrecía.

Todo comenzó cuando una videograbación en la que aparecía Francisco comenzó a saltar de cuenta en cuenta por los canales de YouTube, Facebook y Twitter, hasta que en uno de esos brincos llamó la atención de Elías Ayub, yerno del multimillonario empresario Carlos Slim.

No es broma. Si alguien sabe cómo localizarlo, se los agradecería. Lo quiero traer a chambear conmigo, ya“, escribió el director de Alianzas Estratégicas de América Móvil y de Fundación Telmex en su cuenta de la red social Twitter.

Y para contextualizar su petición anexó el video del muchacho de 15 años que durante alrededor de dos minutos convenció a una pareja de que le compraran “dos órdenes de empanadas” con un discurso inteligente, gracioso y astuto similar a las estrategias de venta que usan las grandes compañías de la mercadotecnia.

“Imagínese usted que si dejara a la deriva la canasta de empanadas tendría que esperar 84,400 segundos, que son los que conforma el día hasta mañana, pensando por qué no consumieron una empanada cuando en tiempo y forma tuvieron 23 órdenes a su total disposición”, espetó el muchacho frente a sus potenciales clientes mientras sostenía una canasta de plástico con una mano y la otra se movía sin tregua para acompañar sus palabras sobre el ganar-ganar.

“Si las compra (en cambio) usted tendría un arma de dos filos porque podría satisfacer a su paladar y apoyar la economía de un empanadero que podría terminar su venta a tempranas horas del día”, insiste.

Pero cuando mira resistencia se remite a la garantía de calidad. “Si usted degusta esta empanada y no es lo suficiente buena se hará la devolución inmediata de su dinero. Partiendo de ahí no le gustaría degustar  y dar una crítica constructiva si es que la hay.

  • Sí quiero probar- le responde una mujer.
  • ¿De cuántas docenas estamos hablando?- responde induciendo el número.
  • De una empanada
  • Matemáticamente no nos convendría porque yo sé que usted no tiene corazón para ver que el caballero se quede viendo nada más como usted cómo se la come además se sentirá orgulloso de que compró dos órdenes al mercadólogo del futuro cuando todavía vendía empanadas.

La filmación terminó y luego se subió a las redes, Elías Ayub obtuvo el número celular del muchacho y descubrió así que el “mejor vendedor de empanadas” es hijo de un periodista local y una productora, con quienes estuvo en contacto tal y como lo hizo saber en un video de Twitter.

En éste explicó que los padres rechazaron el trabajo y la beca “porque no la necesitan”, pero “Paco” y él quedaron en contacto.

“Aprendí dos lecciones de esto: el poder de las redes y que en México hay mucha gente como Paco: honestos, con ganas de chambear, abusados y que hay que apoyarlos“, dijo el empresario.

Te recomendamos