México se despide de la Copa Libertadores: éxitos y fracasos de su participación

Por un lado está la sensación de que todos pierden, pero por el otro se percibe una actitud de que al final de cuentas nunca ha sido tan relevante

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

México se despide de la Copa Libertadores: éxitos y fracasos de su participación
Francisco Palencia celebra el gol que anotó en la Final ante Boca Juniors.
Foto: Getty Images

Un sí, pero no que resume lo que ha sido la participación de México en la Copa Libertadores y que está llegando a su fin tras 18 años en los que vivió grandes momentos, pero en el que también sumó muchos desencantos.

Este viernes se hizo oficial la salida de los equipos mexicanos de la Copa Libertadores 2017 debido a los cambios en el formato que decidió implementar la Confederación Sudamericana de Fútbol, CONMEBOL, a partir de la edición del próximo año.

“Diversos personajes del futbol nacional lamentaron la salida de los equipos mexicanos de la Libertadores”, adelantó el portal Mediotiempo tras confirmar que la Liga MX no pudo llegar a un acuerdo con los directivos del organismo sudamericano.

La CONMEBOL ratificó hace un mes el nuevo calendario anual del que es el torneo de clubs más importante de América, competición que a partir de 2017 se disputará entre principios de febrero hasta finales de noviembre o principios de diciembre.

Eso hará que las finales de la Libertadores se disputen al mismo tiempo que las fases decisivas del campeonato nacional en el país azteca, lo que “hace inhumano para los clubes mexicanos querer competir” en ambos torneos, como expresó Alejandro Rodríguez, presidente de Tigres, finalista de la Libertadores en 2015.

La salida de México de la Libertadores no tendrá ningún impacto oficial ya que su presencia siempre ha estado condicionada al ser un país que no pertenece a la Conmebol, pero sí deja un sabor agridulce por las repercusiones positivas y negativas que genera.

Pero ¿cómo ha sido su participación durante los 18 años en los que compitió? ¿Se puede hablar de éxito o fracaso?

A raíz del divorcio que pone fin a una era, en BBC Mundo nos hicimos estas preguntas

A favor

Llegó a tres finales

México llegó a la Libertadores en 1998 gracias a Venezuela, que decidió comercializar sus cupos y los ofreció a cambio de dinero.

La Federación Mexicana de Fútbol aceptó la propuesta y las condiciones impuestas: disputar una liguilla de clasificación previa, la imposibilidad de definir una hipotética final de local y no poder representar a Sudamérica en torneos internacionales.

Sus dos primeros representantes fueron Chivas de Guadalajara y América, que no tuvieron problemas para llegar a la fase de grupos tras eliminar al Caracas y al Atlético Zulia.

Desde entonces los clubes mexicanos han sido protagonistas hasta el punto de llegar a tres finales: Cruz Azul en 2001, Chivas en 2010 y Tigres de la Universidad Autónoma de Nueva León en 2015.

Potencia regional

Uno de los principales atractivos para los equipos mexicanos de estar en la Libertadores fue la posibilidad de participar en un torneo más competitivo y frente a rivales de mayor nivel internacional.

Y eso tuvo repercusión directa en la competición continental a la cual pertenece oficialmente, la Liga de Campeones de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol, CONCACAF, que es mejor conocida como ConcaChampions.

De las 18 ediciones disputadas del máximo torneo de clubes de la CONCACAF desde 1998 los equipos mexicanos han ganado 14.

Esta superioridad ha aumentado con el paso del tiempo ya que desde que adquirió el nuevo formato de competición, en 2008, México ganó los ocho torneos y tuvo a 14 de los 16 finalistas.

Impulso comercial

La sola presencia de los equipos mexicanos en la Copa Libertadores supuso un incremento entre el 20% y el 30% en el interés comercial de las empresas, según estableció hace un año la consultora deportiva MX Sports.

Esto permitió atraer a un mayor número de empresas internacionales que lograron a través del fútbol encontrar una vitrina ideal para los dos principales mercados del continente: México y Brasil.

El impacto de México también repercutió en la venta de los derechos de televisión de la CONMEBOL, que logró acuerdos más favorables gracias al mayor número de televidentes que provenían de territorio mexicano.

En contra

Nunca ganó el torneo

Es verdad que llegó a tres finales, pero nunca pudo levantar la prestigiosa copa.

Cruz Azul fue el que estuvo más cerca, pero perdió en la definición por penales contra el Boca Juniors argentino. Luego Guadalajara y Tigres fueron superados fácilmente por el Internacional de Brasil y el River Plate argentino.

En otras cinco ocasiones llegó a semifinales, pero la diferencia de nivel entre el fútbol mexicano y sus vecinos del sur de América ha quedado en evidencia.

Sin peso internacional

Los equipos mexicanos arrasan en la CONCACAF, pero fuera de la región suelen fracasar.

Ni el fogueó con sus rivales de la Copa Libertadores ha podido inyectar mejores resultados a lo que ha sido su participación en otros torneos internacionales.

Está el ejemplo del Mundial de Clubes de la FIFA, que se disputó por primera vez en 2000 y se juega de forma continua desde 2005, que fue la única vez en el que no hubo un club mexicano representando a la CONCACAF (el honor fue para el Saprissa costarricense).

En las otras 11 ediciones los clubes mexicanos nunca han podido llegar a la final, algo que sí lograron dos equipos africanos, y en sólo dos han finalizado en el tercer puesto (Necaxa en 2000 y Monterrey en 2012).

Luego suman cuatro cuartos puestos y en cinco ocasiones han quedado por fuera de la semifinales.

Detrimento económico

Si en principio hubo un interés deportivo para los clubes mexicanos participar en la Libertadores, nunca ocurrió lo mismo en el aspecto económico.

De hecho, con el paso del tiempo lo segundo terminó preponderando antes que los primero.

Para los clubes mexicanos es mucho más atractivo disputar la liguilla final del campeonato nacional que las fases decisivas de la Libertadores ya que la recompensa monetaria es mucho mayor.

De allí que la mayoría de los representantes mexicanos han venido participando con equipos alternativos -una mezcla de suplentes, juveniles y pocos titulares- en el torneo internacional.

Algo que quedó en evidencia con la reacción del presidente de Chivas, Jorge Vergara, cuando supo que su equipo no podrá participar en la próxima edición de la Libertadores.

En lo económico no es importante, México no ganaba dinero realmente”, dijo en el portal Mediotiempo.

Te recomendamos