Campaña contra la violencia doméstica

Aunque es difícil, las víctimas pueden romper el círculo vicioso

ENVIADA EL 20 DE OCTUBRE

El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, no sólo le dio la bienvenida al camión con recursos audiovisuales que recoge las experiencias de personas que han sido víctimas de violencia familiar, sino que también grabó su experiencia.

“Ya ha sido documentado en el pasado que yo viví en un hogar con violencia doméstica. Mi hermana y yo teníamos la edad suficiente para saber qué estaba pasando. Recuerdo el terror y el trauma. El sentimiento de impotencia se queda contigo”, dijo el alcalde Villaraigosa.

El camión llamado Journey of Hope viaja por diferentes ciudades en Estados Unidos para concientizar a la población sobre uno de los crímenes menos reportados, dijo Cindy Southworth, vicepresidenta de la Red Nacional para Terminar con la Violencia Doméstica.

El camión estuvo esta semana frente al Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) y partió rumbo a otras ciudades al norte de California. Esta gira se da en el marco del mes en contra de la violencia doméstica.

“Necesitamos enseñarle a las víctimas que aunque es difícil, pueden romper el círculo de la violencia. Si es el factor económico el que las tiene atrapada, les tenemos que ayudar a conseguir trabajo”, dijo Southworth.

Las estadísticas oficiales indican que una de cuatro mujeres han sido víctimas de violencia doméstica, pero sólo un pequeño porcentaje de éstas lo denuncia.

Uno de los recursos disponibles en diferentes agencias y albergues que ayuda a las mujeres maltratadas es el acceso a telefonía. La empresa Verizon patrocina un programa en el que dona los teléfonos viejos que sus clientes han regresado y los dona a los albergues junto con 500 minutos por cada celular.

Luis Cruz, presidente de región de Verizon Wireless, dijo que las comunicaciones son esenciales para que las víctimas protejan sus vidas –llamar a la policía si lo requieren- o recuperar sus vidas –comunicarse con potenciales empleadores o con familiares.

En California, unas 600 personas que son víctimas de violencia al día utilizan teléfonos para buscar albergue, llamar a la policía o encontrar algún servicios disponible para personas afectadas por este tipo de violencia.

“Hay tantas personas que piensan que no tienen alternativas a su problema. Nosotros estamos aquí para decirles que sí hay recursos. Tenemos mucha, mucha gente disponible para ayudarlas”, enfatizó David Doan, Jefe de Detectives del Departamento de Policía de Los Ángeles.