Decoración de miedo

Para el Día de Brujas la casa se puede adornar con poca inversión

Con la llegada del otoño, pero sobre todo de una de las tradiciones más celebradas, la de Halloween, la decoración de la casa debe comenzar a teñirse de texturas de color ocre, naranja, beige y marrón.

Para eso no se requieren grandes cambios ni inversiones.

Si es de las personas que no tienen el tiempo o la pasión para decorar una verdadera casa de espanto -con telarañas o figuras de terror-, Carmen de la Paz, diseñadora de interiores que tiene su taller en North Hollywood, ofrece algunos consejos.

“El reto es hacer estos adornos bonitos y baratos, y que, algunos de ellos, nos puedan servir para la próxima festividad: la de Thanksgiving”, señala de la Paz.

Bolsas de papel

Como muestra, De la Paz dibujó unas caras de calabazas en bolsas de papel, las recortó y les colocó una pequeña vela.

“Las bolsas de papel son súper baratas y les pueden dar varios usos para este tema de decoración”, explica.

Si usted no tiene habilidad para el dibujo a mano alzada, puede hacer uso del arte que hay en internet. De la red puede obtener los moldes y dibujarlos sobre la bolsa de papel. Una vez dibujadas, hay que recortarlas por ambos lados de la bolsa y al final poner dentro unas velas pequeñas.

“Si no quiere usar las de cera, puede comprar las que funcionan con pilas. Son muy baratas y previenen accidentes”, recomienda.

Calabazas de siempre

Las clásicas calabazas pueden servir no sólo para adornar la mesa o la entrada de la casa durante Halloween, sino también para el Día de Acción de Gracias.

Con las mismas bolsas de papel, De la Paz, pintó varias de color naranja con pintura recomendada para que los niños puedan usar.

“Les puse un relleno de papel; una vez que se secaron las amarré […] con una liga”.

Una vez que están amarradas, con agua y pegamento, mojar la parte de arriba de la bolsa para simular el cabo de la calabaza; poner el pegamento para que dé ese aspecto húmedo y quede enroscado.

Luego se pueden adornar con tiras forradas y hojas artificiales.

Estas calabazas de papel siempre se pueden colocar en una canasta con flores de la temporada.

“Les recomiendo que aprovechen las ofertas una vez que termina una temporada, porque es ahí donde podemos comprar cosas maravillosas a un precio bien rebajado”, comenta De la Paz, quien acaba de publicar su revista sobre decoración, You Can Do It!

Es Frankenstein

Con bolsas de papel, esta profesional que imparte talleres sobre reparaciones en el hogar, creó su propio Frankenstein.

Deberá seguir los mismos pasos utilizados para las calabazas, excepto el color. Estas bolsas hay que teñirlas de verde.

Para dar vida al cabello de Frankenstein se puede utilizar fieltro negro y, para los párpados espuma de artesanía.

Comience por utilizar la bolsa por donde queda el relleno para que el amarre quede por debajo y no se vea. Puede pintarle los ojos, aunque De la Paz recomienda que estos sean de plástico.

“Estas creatividades, además de adornar su casa, servirán para que sus hijos se diviertan y les ayudará a desarrollar su imaginación y destrezas manuales”, dice la diseñadora.

Para conocer más sobre el trabajo de Paz, puede visitar carmendelapaz.com