Ese eterno debate

¿Cuál ha sido el mejor juego de la Serie Mundial?

SAN LUIS (AP).- De nuevo, la pregunta en boca de todos. ¿El mejor partido en la historia de la Serie Mundial, o uno de los mejores?

Absurdas decisiones de los mánagers. Errores de aficionados. Hits enormes en momentos clave. Todo eso quedó vinculado con el sexto juego, que ofreció una serie de actuaciones sin precedentes en los 108 años de historia del campeonatto del mejor beisbol del orbe.

Los Cardenales de San Luis estuvieron dos veces a un strike de ser eliminados, pero remontaron para vencer 10-9 a los Rangers de Texas gracias al jonrón de David Freese en el undécimo inning el jueves. Es la primera vez que esto ocurre desde 2002.

“Estoy seguro que alguien ha invocado a Dickens”, comentó John Thorn, el historiador oficial de las Grandes Ligas.

“Fue el mejor juego de la historia. Fue el peor juego de la historia. Sin duda está entre los 10 mejores en postemporada. Podría estar entre los cinco primeros”.

Dónde sea clasificado depende de la preferencia personal. Pero definitivamente está dentro de un grupo que incluye partidos que se fueron a extra innings en 1912 y 1924.

El juego perfecto de Don Larsen en 1956; el jonrón de Bill Mazeroski para poner fin al séptimo juego en 1960; el cuadrangular de Carlton Fisk en el duodécimo inning que ganó el sexto juego en 1975.

La decisión equivocada del umpire Don Denkinger en 1985; el error de Bill Buckner que sentenció el sexto partido en 1986.

El jonrón de un Kirk Gibson que iba cojeando en el primer encuentro de 1988; la blanqueda de 10 innings de Jack Morris en el séptimo juego de 1991; el hit de la victoria de Luis González ante Mariano Rivera en el séptimo en 2001..

“La palabra ‘increíble’ se usa constantemente en el deporte. Este sexto partido en realidad superó el adjetivo ‘increíble”’.

Tal vez sea más fácil clasificar a este juego entre los partidos disputados en esta misma etapa de la Serie Mundial.

“Creo que entre los sextos juegos, me inclinaría por este”, dijo Thorn.

“Por lo emotivo, el que más se acerca a este sería el séptimo partido en 1960, en que la delantera fluctuaba, había errores garrafales, juego deslucido, pésimo pitcheo en momentos clave y épica, todo coronado con un jonrón para dejar tendido al rival en el terreno”, manifestó Thorn.