La biblioteca pública para este siglo XXI

West Hollywood inaugura un novedoso centro para la comunidad

Mientras que la mayoría de las bibliotecas públicas de la región se han visto obligadas a reducir sus horas de servicio por carencia de recursos, la nueva biblioteca pública de West Hollywood abre sus puertas el próximo primero de octubre con un amplio horario y un novedoso concepto de centro de la comunidad.

Las instalaciones de 32,000 pies cuadrados -que reemplazan a la antigua biblioteca construida en 1960- son toda una obra moderna del diseño artístico arquitectónico.

El arte está presente desde las estructuras del estacionamiento, con el mural West Hollywood Peace Elephant -elaborado por el artista Shepard Fairey- hasta el techo de madera del segundo nivel de la biblioteca, que recrea las hojas de un sicómoro, uno de los árboles originarios de California.

“El concepto fue insertar los árboles plantados en el parque Plummer [que queda a un lado de las nuevas instalaciones] dentro del lugar”, dijo el jueves su arquitecto Johnson Favaro a un grupo de periodistas que recorrieron las modernas instalaciones construidas con lo último en tecnología ambientalista, computarización y comunicación.

En el primer nivel de la estructura de dos pisos se ubica el sector de la biblioteca para los niños. Este posee cientos de libros infantiles y juguetes didácticos. El lugar también incluye una sala teatral donde se montarán obras de marionetas y se desarrollará un programa de lecturas de cuentos a voz alta, así como de proyecciones de películas infantiles.

En este mismo nivel hay un salón comunal operado con lo último en equipos de filmación y grabación, ya que técnicamente está conectado a través de un circuito cerrado con la nueva Sala del Concejo Municipal que -con la nueva biblioteca y el edificio del estacionamiento- integra la conclusión de la primera fase del plan maestro del Parque de West Hollywood, que la ciudad efectúa para modernizar sus instalaciones públicas a propósito del reciente 25 aniversario de su incorporación como ciudad, en 1984.

“Como la población de West Hollywood ha crecido, la biblioteca posee ahora un total de 47 computadoras y dispone de internet inalámbrico”, denotó Daniel Adams, director de la construcción del proyecto, liderado por Heery International, Inc.

La nueva biblioteca cuenta con un centro de empleo y desarrollo de carreras profesionales que ofrece servicio gratuitos a quienes buscan empleo. También atesora en su estantería más de 150 mil libros, películas, revistas y CDs de música.

Sendas colecciones de la biblioteca son de interés particular para un segmento importante de su población: el área LGBT con literatura, historia y material biográfico de la población homosexual y una extensión del Centro Informativo Ron Shipton sobre VIH/Sida, que da acceso a material educativo sobre este mal en un entorno privado.

Y como si fuera poco, en el último piso de su estacionamiento facilita tres canchas de tenis.

Pero sus instalaciones no son exclusivamente para el uso de los residentes de West Hollywood, una ciudad con un área de extensión de menos de 2 millas cuadradas y una población de unos 35,000 habitantes. Por ser una biblioteca operada por el Condado de Los Ángeles, cualquier residente de California puede disfrutar de los servicios del lugar y obtener una tarjeta de membresía sin costo alguno.

La nueva biblioteca es una colaboración innovadora entre la ciudad y el condado de Los Ángeles. La municipalidad proporcionó los fondos para la construcción y el Departamento de Bibliotecas del condado se encargará de su funcionamiento.

“A pesar de la mala economía que ha obligado a reducir los días de servicio de las bibliotecas públicas, éstas seguirán siendo el corazón de nuestras comunidades”, declaró en un correo electrónico Margaret Donnellan Todd, bibliotecaria del condado.

“La nueva biblioteca de West Hollywood es un ejemplo interesante de una biblioteca pública del siglo XXI”.