Miles de indignados realizan protestas

Marchan en Los Ángeles en apoyo a la protesta en Oakland

Cientos de manifestantes marcharon anoche por el centro de Los Ángeles, expresando solidaridad con los activistas de Occupy Wall Street en Oakland, al norte del estado, quienes declararon una huelga general.

Los manifestantes de Los Ángeles decían a coro “Nosotros somos Oakland”, a medida que se dirigían al Ayuntamiento donde se encuentran asentados los activistas de OccupyLA.

La organizadora de la marcha, Julia Wallace, le dijo a la muchedumbre que era ya tiempo de levantarse contra la brutalidad policial y el racismo. En Oakland más de 4,500 personas, según cifras oficiales, se manifestaron en la californiana bahía de San Francisco, para protestar contra el sistema económico actual que consideran que fomenta las desigualdades y la avaricia de las grandes empresas.

La marcha por las calles de la ciudad comenzó a las 9 de la mañana hora local y se desarrolló de forma pacífica, si bien un grupo de jóvenes vestidos de negro y con la cara tapada arremetió contra el mobiliario de varios establecimientos.

Los vándalos se tuvieron que enfrentar con la desaprobación de otros manifestantes, que incluso llegaron a limpiar algunas pintadas realizadas por los más subversivos, si bien no se produjeron arrestos.

Los organizadores del evento, la plataforma “Ocuppy Oakland“, calificaron la jornada como de huelga y establecieron como final de la manifestación el puerto de mercancías de la urbe, uno de los más importantes del país, donde llegaron sobre las 5 de la tarde hora local.

La protesta congregó a trabajadores de diferentes sectores, con una nutrida representación de profesores y estudiantes, y se produjo apenas una semana después de un violento enfrentamiento entre indignados y Policía en la localidad.

El 25 de octubre las autoridades desalojaron un campamento de “Occupy Oakland” instalado en el centro de la urbe, pero horas más tarde una multitud trató de retomar el terreno perdido y fueron rechazados con gases lacrimógenos.Esa noche se produjeron 100 arrestos debido a los disturbios.

“Occupy Oakland” es una rama de “Occupy Wall Street”, un movimiento ciudadano que protesta por los excesos del sistema financiero y que tiene representaciones en diversos puntos de la nación.

Jaime Omar Yassin, un voluntario, dice que Oakland es el primer Occupy que llama a una huelga general, “porque en esta ciudad están cerrando escuelas y bibliotecas y porque la violencia que hubo contra los manifestantes es lo que vive la gente de color cada día, pero que no siempre se ve con tanta claridad como lo exhibieron los medios”.

En la plaza hay todo tipo de actividades. Hay quienes hacen masajes, los que reparten comida gratuita, los músicos, los intelectuales y políticos de barrio que toman los micrófonos para arengar a la masa, hay espías vestidos de civiles, helicópteros policiacos que vigilan las calles llenas de gente.

“Este es un movimiento popular para cambiar tantas cosas que se sabe están mal”, explicó Yassin. “Ahora estamos creciendo y exponiendo problemas de la vida diaria, que necesitamos más escuelas, bibliotecas, servicios sociales, más atención a los derechos humanos, menos policía menos represión, mejor vida para toda la gente y no a la guerra, situaciones que derrotan al pueblo, que no son útiles para una persona común y corriente” .

Las marchas que surgían autónomas, sin planeación, partieron por distintos rumbos. Hubo algunos bancos que cerraron, como el Chase de la calle Berkley y Webster, que exhibía las ventanas rotas y estrelladas.

En otro lugar había voluntarios que limpiaban con cloro las pintas que dejaban otros. “Esto no nos representa”, decían. “Somos un movimiento pacifista”.

Una de las personas que marchaba es una reconocida pintora y activista de la Bahía de San Francisco, Ester Hernandez, quien dijo: “Es importante que nos juntemos y exhibir los problemas del mundo. Apoyamos con esto a Oakland y al mundo”. Destacó la participación de la comunidad hispana en este tipo de manifestaciones, porque “también somos afectados por el desempleo y las políticas antiinmigra ntes.